350 jóvenes cambiarán armas por herramientas

May 1, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Lina Mantilla y Manuel Sarabia
lmantilla5@unab.edu.co

Son las siete de la mañana y Uriel, como de costumbre, sale de su casa a buscar dinero para alimentar su adicción y satisfacer las necesidades de su familia y las propias.

?Ya no robo, aunque la gente cree que sigo en esas. Ahora aseo el billar, saco basura, le ayudo al camión de la cerveza, cualquier favorcito y de una vez tome 500 pesos. Hace usted otra barbachita y ya son 2.000 y va uno y compra el vicio. Pero yo tengo un detalle: cuando consigo trabajo y gano 5.000 ó 7.000, saco la mitad para mí y la otra mitad para la casa. Yo me acuerdo mucho de mi papá porque él tiene trombosis, porque todo para fumar no se puede?, sostiene Uriel.

Como él, cerca de 350 jóvenes de Morrorrico y barrios aledaños diariamente delinquen para comer y mantener a sus familias.

Esta zona, ubicada en las afueras de la ciudad, en la vía que conduce a Cúcuta, es una de las más peligrosas. ?Acá se tipifican diferentes delitos como atraco a mano armada, venta y consumo de alucinógenos y raponazo, primordialmente? , afirma la comandante del CAI Morrorrico, intendente jefe Carmenza Gamboa.

José Mendiverso, presidente de la Junta de Acción Comunal del sector, describe la situación como una ?bomba de tiempo que cuando explote va a ser muy difícil de controlar?.

Para él, ?la vida de los muchachos en la calle, en la vagancia y en el vicio se debe a la tolerancia de los padres de familia. Ellos engendran hijos y les dan de comer hasta que puedan caminar y de ahí que se defiendan solos?.

La Comuna 14 está conformada por los barrios Vegas de Morrorrico, El Diviso, Los Sauces, Albania, La Flora , Limoncito, Miraflores, Buenos Aires y Buena Vista, además de las veredas San José, El Gualilo, Pedregal, Hoyo Chiquito, Hoyo Grande, Retiro Chiquito y Retiro Grande.

Cambio de imagen

Hasta hace un año el delito era una constante en esta Comuna.

Ingresar a la zona y trabajar por sus habitantes era considerado un acto suicida.

Diariamente repartidores de leche, pan y gaseosas y viajeros que utilizaban estas vías eran atracados y, en ocasiones, asesinados.

?Por todos lados se veía droga, consumidores. La gente se robaba hasta las ollas. Inclusive en una ocasión se robaron una cacerola de fritar huevos con el huevo adentro, era el colmo? , explica la intendente.

Aunque el problema no se ha erradicado por completo, sí se ha logrado una toma de conciencia por parte de la comunidad y de los jóvenes quienes, después de pagar condenas en la Cárcel Modelo , escuchar los discursos de la sargento Carmenza y participar en las actividades recreativas que ella organiza, hoy en día piden a gritos una oportunidad para cambiar.

?A mí me gustaría hacer tantas cosas grandes… Ser alguien en la vida, ser reconocido no en el barrio, sino en todo el mundo. Me gusta el arte, siempre he tenido ese don desde chino, pero uno se dedica a otras cosas y pierde el año? , sostiene César Rodríguez, un joven rehabilitado de 25 años.

La Policía , en cabeza de la intendente, ha venido adelantando acciones para, además de disminuir la delincuencia, cambiar la imagen del uniformado para que sea reconocido como un apoyo a la comunidad, comprometido con su desarrollo, en lugar de la tradicional figura represiva.

La comandante del CAI ha puesto su toque maternal con los jóvenes de la comuna, les ha brindado confianza y ha establecido nexos con otras organizaciones para desarrollar proyectos conjuntos.

?Esta es una zona conflictiva, pero afortunadamente, gracias al acercamiento a la comunidad, se han logrado resultados buenos para la institución. Un día común y corriente es llegar, saludar la gente, hablar con los jóvenes y andar con ellos?, afirma.

Un laboratorio de oportunidades

Como una acción concreta para combatir la problemática del sector, la Policía y la Fundación Mujer y Hogar lideran el Laboratorio Social de Jóvenes en Busca de Oportunidades.

Esta iniciativa, propuesta a un año, busca llegar a 350 jóvenes de la Comuna 14 para involucrarlos en proyectos de productividad. Mediante capacitaciones y el posterior establecimiento de una microempresa, ellos podrán aplicar sus conocimientos y aportar con su trabajo al desarrollo social.

?Partimos de chicos con voluntad. Nuestro objetivo es mejorar su calidad de vida y la de sus familias, mediante programas de capacitación que permitan fortalecer su autoestima, satisfacer sus gustos y potenciar sus habilidades?, afirma Gloria Cajicá, directora de la Fundación.

En este proyecto se vincula también a las universidades de la ciudad, otras organizaciones no gubernamentales, las iglesias, el Ejército Nacional, los medios de comunicación, el sector privado y la comunidad en general, con miras a lograr el desarrollo integral de los participantes y la réplica de esta iniciativa en otras zonas de la ciudad.

?La invitación es para los centros de educación superior para que nos colaboren con aquellos muchachos interesados en prepararse técnica y profesionalmente. Además, hacemos un llamado a los empresarios para que confíen en estas personas y nos ayuden a brindarles oportunidades laborales?, concluye Gloria Cajicá.

Universitarios con iniciativa

El grupo de voluntarios de la Fundación Mujer y Hogar, conformado por 20 jóvenes universitarios de la ciudad, se vinculó al proyecto para participar en la consecución de fondos.

La primera actividad que realizará será el concierto Toque Con Sentido en el que se presentarán las bandas locales Katamarán, Vorikua, Los Micos y D2 y participarán artistas bumangueses de talla nacional como Daniel Arenas, Laura Acuña, Juliana Galvis, Sandra Hernández y Juliana Pozo.

?Nació la iniciativa de unirnos los jóvenes de las distintas universidades y empezar a trabajar en este laboratorio. Realizaremos una serie de actividades para recoger fondos y la primera es un toque con mucho sentido social? , explica Luis Cedeño, líder del grupo.

Los artistas invitados darán autógrafos el sábado 6 de mayo a las 4 p.m. en el centro comercial Cabecera Cuarta Etapa. El concierto será el mismo día a las 6 p.m. en la Concha Acústica de la Sociedad de Mejoras Públicas de Bucaramanga.

La boleta tiene un costo de $10.000 y se puede obtener en la Fundación Mujer y Hogar, carrera 29 No. 17 ? 37; la Tienda Udes , en el Campus Universitario, y el almacén Tips-Obelisco, local 106D de Cuarta Etapa.

Para más información, llamar a los teléfonos 645 44 46, 632 05 79, 312 330 56 12 ó 311 472 24 76.

Ir al contenido