Algunos no son denunciados

Feb 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Los índices de hurtos a residencias y entidades financieras presentaron reducciones el año pasado en comparación con 2004. Para la Defensoría del Pueblo esta disminución se debe en gran parte a la efectividad de las instituciones dedicadas a velar por la seguridad, pero también al temor de las víctimas de denunciar los delitos.

Según las empresas de vigilancia, en las residencias la mayoría de los robos fueron realizados por bandas de ‘apartamenteros’ que con ayuda de las empleadas del servicio doméstico o con identificación falsa de empresas de servicios, televisión por cable o mensajería, entraban a los inmuebles y hurtaban cosas pequeñas de gran valor.

En las entidades financieras que fueron víctimas de atracos, la modalidad empleada fue el ‘taquillazo’, en la que los asaltantes con armas de fuego y corto punzantes amenazan a los cajeros del banco que se encuentran en las ventanillas. Otro tipo de robo que está relacionado con estas entidades, pero que se registra como hurto a personas es el fleteo, en el que los ladrones ponen marcas a las personas que han retirado dinero y después de que salen del banco las atracan.

Según la Policía, el 35% de las personas que son víctimas de hurtos no realizan las acusaciones pertinentes. En la mayoría de casos esto sucede por amenazas de los asaltantes o porque son hurtos simples de poca cuantía. Entre estos están los robos callejeros de carteras, billeteras, cadenas, celulares y dinero.

Ir al contenido