Auge de cambios extremos para tener una bella sonrisa

Sep 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Mayerly Cely Martínez
ccely2@unab.edu.co

El interés por mejorar la imagen personal ha llevado a que haya bumangueses que toman  decisiones drásticas respecto a su apariencia.

Parte de ese cambio que desean está en la sonrisa, como lo muestran los programas de televisión en los que se ofrecen cambios extremos para mejorar la imagen, mediante tratamientos odontológicos diversos.

La novedad en la aplicación de esas técnicas para obtener una mejor sonrisa ha llevado a que se incremente el número de centros odontológicos y consultorios especializados en ortodoncia y otros tratamientos.

Incluso, este año por primera vez el Directorio Telefónico de Bucaramanga, en sus páginas amarillas, ofrece una guía de seis páginas orientadas a ese tipo de información.

Carlos Moreno, odontólogo estético de la Universidad Santo Tomás, explica que el furor por estos tratamientos se ha disparado debido a los cambios extremos que se muestran en diversos programas de televisión nacionales e internacionales, en los que se modifica la apariencia física de las personas.

“Es natural que los bumangueses deseen verse y sentirse bien consigo mismos; más en este momento cuando todo tiene que ver con la estética y el arte de la belleza. Al sentirnos a gusto con nosotros mismos, reflejamos seguridad y confianza, por lo tanto, se nos abren más puertas en lo laboral y en lo personal”, afirma.

Actualmente en la ciudad, la ortodoncia es ejercida por aproximadamente 70 especialistas, de acuerdo con datos entregados por Félix Arturo Prada, presidente de la Sociedad Tomasina de Ortodoncistas, quien habla de la evolución en este campo:

“Veo esta profesión ejercida por especialistas de diversas escuelas de formación, cada uno con un enfoque muy particular, lo cual enriquece y establece variedad de criterios.

Por eso es muy importante para cada uno de nosotros esforzarnos por cumplir con programas de Educación Continuada, a fin de lograr un nivel de competitividad en el medio, para que nuestros pacientes tengan la seguridad de la idoneidad profesional y la certeza de estar recibiendo tratamientos de calidad”.

Por su parte, la Federación Odontológica Colombiana es un ente gremial que orienta sobre el código de ética de estos profesionales.

Esa organización cuenta con el Tribunal Nacional de Ética Odontológica, encargado de vigilar el buen ejercicio de esta profesión. En la actualidad existen seis tribunales seccionales, uno de ellos que se reúne en Bucaramanga.

A la Federación se encuentran afiliados 150 odontólogos santandereanos, especialistas en diversas áreas, asegura Sergio Prada Marín, presidente seccional.

El costo de un tratamiento
Por lo general, las personas de estratos 4, 5 y 6 son las que más acuden a consulta, porque son tratamientos costosos, aunque los especialistas aseguran que Colombia es uno de los países que ofrecen menores precios en atención odontológica.

Pero si una persona no tiene el dinero en efectivo para pagar, existen planes de financiación que le ofrecen clínicas y centros odontológicos, en convenio con algún banco.

Estos son algunos de esos tratamientos:

Diseño de márgenes: (encía) para mejorar su forma y el tamaño ideal de todos los dientes superiores y algunas veces inferiores. Puede costar $250.000

Aclaramiento de todos los dientes, un promedio de $450.000

Dientes que se deben alargar: si son los cuatro o los seis anteriores, lo más estético y resistente que ha salido al mercado son las coronas en cerámica. Su precio varía porque hay diversidad de materiales.

Tratamientos de ortodoncia: actualmente no se cuenta con un estudio de costos bien fundamentado que determine el valor real de un tratamiento de ortodoncia, sin embargo, existe una aproximación que permite elaborar tarifas promedio y que son manejadas a discreción por cada profesional.

En este momento se promueve dentro del gremio de odontólogos un estudio que establezca costos reales y por ende una tarifa unificada para cada tratamiento.

Cuidados especiales
Después de un diseño de sonrisa se dan al paciente unas recomendaciones para garantizar el éxito de dicho tratamiento, explican los especialistas consultados.

Para mantener un color aceptable, después del aclaramiento dental, se deben usar cremas dentales blanqueadoras, que estabilizan el color. No deben consumirse bebidas ni alimentos oscuros, ni con colorantes, no fumar, no tomar tinto y por supuesto tener como hábito una buena higiene oral.

Al paciente que se le colocaron resinas en los bordes de los dientes, se le recomienda no  comer alimentos duros ni partir manzanas, peras o duraznos con los dientes de adelante, sino cortarlos en rodajas con un cuchillo.

Riesgos y mitos
Cualquier atención médica u odontológica, incluida la ortodoncia tiene unos riesgos y unas limitaciones impuestas por las condiciones individuales y la misma naturaleza, que no permiten lograr los objetivos propuestos.

“Las complicaciones no son frecuentes pero cuando ellas ocurren, en la mayoría de los casos son manejables y de poca importancia, como caries, pigmentaciones, inflamación de la encía, pérdida de la longitud de las raíces, de hueso de soporte del diente, ocasionalmente problemas articulares.

Es importante anotar que estos riesgos, como muchos otros, se pueden padecer aun sin tratamiento de ortodoncia”, asegura el ortodoncista Félix Arturo Prada.

Es ideal consultar a un odontólogo especialista en el tema, utilizar excelentes productos, buenas técnicas y tecnología de punta, para no tener  inconvenientes.

“Los mitos existentes, tienen que ver más que todo con el blanqueamiento, puesto que las personas piensan que el esmalte se cae, que se debilitan los dientes, que les queda sensibilidad de por vida.

Esto pasa si el tratamiento es realizado por personas que no están capacitadas, por mal manejo de los productos, mal uso de lámparas de luz fría y rayos láser, productos caseros y sin supervisión de un especialista o utilizar concentraciones muy altas de los productos.”, asegura Carlos Moreno, odontólogo estético.

Ir al contenido