Bucaramanga ya tiene banco de células madre

Sep 1, 2005 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Julio César Alvarado
calvarado@unab.edu.co
Las ventajas médicas que se obtienen al almacenar las células
madre de los bebés recién nacidos son incalculables. Niños
con leucemia (cáncer en la sangre), con linfomas (cáncer del sistema
linfático) o con algunos tipos de anemia severa por destrucción
de los glóbulos rojos de la sangre, han podido salvar sus vidas gracias
a la implementación de este avance de la medicina moderna.

En Bucaramanga, estos resultados médicos ya se pueden lograr gracias
al Banco de Células Madre de Colombia Cordón de Vida y al servicio
de extracción de células, prestado por el Centro Médico
Carlos Ardila Lülle, que acaba de iniciar actividades. Esta nueva sede
hace parte del Banco de Células Madre de Medellín el cual está
conformado por especialistas en congelación de células y tejidos
y en terapias de reproducción humana asistida.

“Este banco permite especialmente a los niños recién nacidos
almacenar células pluripontenciales que a través de una manipulación
genética generarán ayuda en el manejo de enfermedades mortales
o incapacidades que hasta hoy no tienen solución”, señaló
el médico Fernando Higuera Escalante.

La extracción de células madre se realiza en recién nacidos
ya que el cordón umbilical es el sitio de mayor presencia de estas células.
En adultos, este procedimiento es más complejo y poco se lleva a cabo.
“Estas células se pueden encontrar en otros órganos como
el cerebro pero para extraerlas habría que invadir mediante cirugía
y no es lo recomendable”, explicó Higuera.

Hasta el momento, 25 familias santandereanas han decidido acudir al almacenamiento
de las células madre de sus hijos. “El valor del procedimiento
que implica la extracción, el almacenamiento y la conservación
tienen un costo aproximado de un millón de pesos. Igualmente hay que
pagar un promedio de 365 mil pesos mensuales por el mantenimiento de las células”,
agregó.

El proceso de extracción de las células madre se hace con el
consentimiento de los padres del bebé. Al momento del parto se debe tomar
una muestra de sangre del cordón umbilical de la criatura para realizar
desde allí la extracción de las células para congelarlas
a una temperatura de menos 200 grados centígrados. Estas células,
extraídas para solucionar problemas futuros del bebé, también
pueden servir, si son compatibles, con los parientes más cercanos.

Para la próxima década se espera que las células madre
puedan ser la cura a enfermedades relacionadas con el corazón, la diabetes,
el Alzheimer, el mal de Parkinson, y la paraplejía por lesión
de médula espinal, entre otras.

Ir al contenido