Condonmanía, entre el tabú y la pena

Feb 17, 2006 | Institucional

No valió anunciarla en Vivir la UNAB, ni carteles ni volantes. A las 4:20 un grupo de 13 estudiantes se acercó tímidamente a la puerta. Por un momento las organizadoras del evento respiraron con tranquilidad. "¡Por fin llegaron!", manifestó Olga Torres, sicóloga de Bienestar Universitario, quien coordinaba la actividad.

La emoción no duró mucho, quienes llegaron tenían clase de Arquitectura de Computadores, en el mismo salón y a la misma hora de Condonmanía.

Aclarada la confusión, las psicólogas optaron por negociar un espacio de tiempo de la clase con el docente. Éste aceptó y sus estudiantes, que venían predispuestos a aprender ecuaciones matemáticas, terminaron con un tanto de vergüenza y otro de risas, respondiendo la primera pregunta de la actividad: "Cuéntele al compañero de al lado cuándo fue la última vez que se masturbó".

La apatía a esta clase de actividades es una constante. "En lo que respecta a sexualidad, los jóvenes creemos que lo sabemos todo y, la verdad, desconocemos lo que realmente significa", afirma Tatiana Castillo León, estudiante de cuarto semestre de la Facultad de Derecho.

"El uso del preservativo es el único mecanismo efectivo para prevenir embarazos no deseados y de contrarrestar las posibilidades de contraer Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)", enfatiza Luz Ángela Rincón, médica de Bienestar Universitario.

Condonmanía tendrá una segunda versión en el Campus El Bosque. Ésta se llevará a cabo el jueves 23 de febrero a las 3 p.m. en el pasillo ubicado frente al Auditorio Mayor.

Ir al contenido