Creatividad en el silencio

Oct 21, 2014 | Institucional

La amabilidad, fuerza y dedicación caracteriza a este joven de 24 años, estudiante de quinto semestre de Gastronomía en modalidad virtual. Le apasiona la cocina argentina, española y americana y sin dudar afirma que desea triunfar en esta carrera. Ser una persona sorda nunca le ha impedido soñar y alcanzar las metas que se propone. Freddy Cancino Abarca, quien ha sido su mentor por más de dos años en la UNAB asegura que “es un excelente alumno y muy creativo. Es una persona muy culta, lee mucho sobre cocina, conoce sobre técnica y eso lo hace muy fuerte en clase”.

Este joven chef considera que los secretos en la cocina hacen únicos a los platos y por tal motivo no deben divulgarse, pues esto los haría comunes. No te pierdas la entrevista que realizó “Yo soy autónomo” a este estudiante que le pone ‘sabor’ a todo lo que hace.

¿Qué te impulsó a estudiar Gastronomía?

Esto viene de la infancia. Jugaba mucho con mis primos en la casa y el juego habitual de nosotros era la cocina. Un día estando en el colegio hicieron una presentación de la UNAB y nos dieron los folletos y me interesó especialmente la carrera de Gastronomía, me parece que tiene una proyección internacional interesante.

¿Cuál es el primer recuerdo de la cocina en tu casa?

Mi mamá y mi abuela cocinando. Siempre me interesó la cocina de ellas.

Un platillo de la niñez que siempre te haya gustado

Las pastas y las sopas. Las pastas eran deliciosas, además mi abuela y mi tía también preparaban postres, algo que también me gustaba mucho.

Hablando de postres, ¿cuál es tu favorito?

Me encanta el postre de fresas. Cuando estoy en mi casa lo preparo y me gusta invitar a mis familiares a degustarlo.

¿Ser una persona sorda en algún momento ha sido un obstáculo?

No, para nada. Crecí como una persona sorda pero soy un hombre capaz, luchador y creo que puedo alcanzar el éxito siendo así como soy.

¿Cómo ha sido tu experiencia en la carrera hasta este momento?

Muy buena. La verdad he empezado poco a poco. He ido leyendo y esforzándome mucho en la carrera. Para poder entender he utilizado herramientas como la Internet y apoyos pedagógicos, especialmente las tutorías del chef, pero casi todo está en la práctica y he trabajado bastante en ello.

¿Cómo es la relación con tus compañeros de clase?

Me he sentido muy bien. No he tenido inconvenientes con ninguno, todos han sido amables conmigo. Mis compañeros oyentes me han ayudado mucho y si hay alguno que no entiende algo, también le colaboro.

Sabemos que has tenido una muy buena relación con el profesor chileno Freddy Cancino, cuéntanos un poco de tu trabajo con él.

Cuando llegué por primera vez a la Universidad, la dificultad era comunicarme con él pero poco a poco hemos podido entendernos. Las explicaciones y enseñanzas del chef han sido muy visuales y gradualmente he ido aprendiendo cómo leer los labios y eso me ha facilitado mucho las cosas.

¿Por qué le recomendarías a una persona estudiar Gastronomía en modalidad virtual en la UNAB?

La UNAB tiene un estudio personalizado y profundo de la gastronomía. También tiene una proyección respecto a la cocina que se maneja en los hoteles. Le diría a otra persona sorda que si quiere estudiar esto es su elección, no es una camisa de fuerza para que entre acá, pero la proyección que tiene la Universidad es muy buena.

¿Crees que hay algún tipo de conexión especial con la comida?, en este caso, ¿con lo que preparas?

Sí claro, porque todo lo que hago es un aprendizaje y si ideo algún plato, luego lo pruebo y miro en televisión las comidas que hay en otros países y sé que puedo hacerlas también. Me gusta innovar y creo que todos tenemos esta creatividad. Considero que es importante que la persona que sea dueña de un restaurante aprenda esto.

Y en cuanto a restaurantes, ¿cuál debe ser la característica principal para su buen funcionamiento?

Debe haber un buen servicio tanto de comidas como de bebidas y pienso que el administrador o dueño tiene que resaltar mucho los temas relacionados con responsabilidad, respeto, tiempos y calidad para que haya un buen servicio. Además, las personas que atienden deben tener valores.

Tu mamá te acompañó a un par de clases cuando iniciaste tu programa académico, ¿cómo te sentiste al respecto?

La verdad vine con mi mamá pero sin ninguna pena ni nada. Era la primera vez que venía a la clase y necesitaba estar con ella para darme a conocer y que la gente supiera que soy una persona con esta limitación. Cuando mi mamá dejó de venir, me esforcé por hacerlo solo y establecer comunicación con mis compañeros.

¿Qué cualidades consideras debe tener un buen cocinero?

Debe ser una persona profesional, dueña de sí misma y debe tener calidad en lo que hace. Superar siempre lo básico para ser mejor.

¿Cómo te ves profesionalmente dentro de unos años?

A futuro quiero irme del país para aprender muchas cosas, especialmente de la cocina americana porque quiero ser dueño de un restaurante.

¿Cómo ha sido el apoyo de tu familia en estos 24 años?

Desde pequeño he tenido mucho respaldo de mi familia, siempre me han ayudado y todavía me siguen apoyando porque me quieren.

Si no te hubieras decidido por Gastronomía, ¿hubieras estudiado otra carrera?

No, la verdad desde que tengo uso de razón siempre he querido estudiar Gastronomía. Cuando me gradúe lo primero que voy a hacer es seguir este proyecto de vida.

Una receta para la vida…

Pienso que es clave tener amigos y contar con el apoyo familiar para ser feliz, hay que realmente sentirse bien con lo que se hace.

Agradecimiento a Fransua López, intérprete de la lengua de señas para las personas sordas.

 

Tomado de “Yo soy autónomo” revista.

 

Ir al contenido