De polo a polo por los barrios

Feb 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Texto y foto Yohanna Rozo

yrozob@unab.edu.co

A las 11 de la mañana, mientras doña María preparaba el almuerzo en la cocina de su casa en el barrio La Joya fue interrumpida por una visita: ¡Toc toc!

– ¿Quién eeeees?- gritó desde el fondo de su vivienda.

– Soy Antonio Berbeo, candidato a la Cámara por Santander.

– ¿Antonio Berbeo? -Se preguntó ella y salió a la puerta con el cuchillo y las papas.

– “Buenos días mi señora, vengo a ofrecerle una alternativa diferente para que vote este 12 de marzo”. Así, el médico y candidato por el Polo Democrático Alternativo, Antonio Berbeo, inició la conversación con los habitantes del barrio La Joya durante la ‘Toma de los barrios’ que hizo el sábado 11 de febrero como estrategia para divulgar sus propuestas.

La Joya se coloreó de amarillo
El recorrido comenzó a las 10 de la mañana en la carrera 1 occidente, donde coincidencialmente, una marca de café realizaba la promoción de sus productos con música a todo volumen y donde además las camisetas amarillas de los impulsadores del café se confundían con las del Polo Democrático y hacía parecer que la campaña estaba acompañada por un gran grupo.

La labor de recorrer cada una de las casas de las 19 cuadras del barrio estuvo a cargo de 8 jóvenes que agitaron las banderas del Polo y echaron arengas por el megáfono sin pena y bajo el inclemente sol, a cambio de ningún pago.

Los 8 acompañantes de Berbeo están convencidos de que el país debe virar hacia la izquierda y que el Polo es la mejor opción para el progreso, como explicó Ángela Torres, quien hace parte del grupo de debate estudiantil Jóvenes por Gaviria, de la Universidad Industrial de Santander.

– ¡Estamos en contra del Tratado de Libre Comercio, la dominación de Estados Unidos y la desigualdad! -anunciaba Berbeo a viva voz para llamar la atención de los vecinos.

– ¡Démosle la oportunidad a nuevas personas, acabemos con la politiquería y la corrupción! -concluyó mientras los demás seguían tocando puertas exponiéndose al rechazo o al insulto.

Escuchemos al pueblo
“No, qué pena pero yo ya tengo mis candidatos” o “son puras mentiras” fueron expresiones que se escucharon en el recorrido. Hubo quienes llegaron a romper los volantes en la cara de los promotores, así como una buena parte de la población escuchó y opinó:

– Estamos cansados de subir candidatos a la silla de oro y que se olviden de nosotros -expresó inconforme Gloria.

-¡Que Dios lo acompañe a ver si esto cambia! -dijo la abuelita Mercedes quien invitó a Berbeo para que siguiera a su casa a manifestarle sus inconformidades. El candidato prometió trabajar por éstas, aun en caso de no ser elegido.

En algunos hogares el médico dejó los volantes y tomó el fonendoscopio para escuchar el corazón de pacientes que fueron saliendo en el camino. Al final de la tarde, todas las casas de La Joya habían recibido un volante por debajo de la puerta o la visita del candidato con una fórmula de izquierda que, según él, “Sanará el país”.

Ir al contenido