Devolver el futuro a los jóvenes

Sep 15, 2005 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

El desplazamiento forzado, la violencia intrafamiliar, el conflicto armado,
el abandono y la explotación sexual y laboral vulneran de manera grave
los derechos de una parte de los jóvenes en Santander. Así resumió
la defensora regional del Pueblo, Ana Felicia Barajas Barajas, la realidad de
esa población en el departamento.

El diagnóstico sobre esta problemática lo dio a conocer durante
la Semana por la Paz y los Derechos Humanos, que se cumplió entre el
5 y el 10 de septiembre.

• En el Área Metropolitana y Lebrija hay 21.436 niños, adolescentes
y jóvenes, entre los 0 y los 18 años, en situación de desplazamiento
forzado
.

• El 49% está en el rango de 0 a 7 años, el 39% entre los 8 y los 15 años y el 11% entre los 16 y los 18 años.

• En lo corrido del año se han presentado 246 denuncias de violencia
intrafamiliar
, que en la mayoría de casos han tenido como víctimas
a menores de edad.

• Se ha detectado un incremento de las conductas delictivas
de los jóvenes actuando siempre en coautoría con mayores de edad
o utilizados por estos para la comisión de delitos.

• De los menores infractores que están en la Fundación Hogares Claret, 33 afrontan procesos por homicidio. Por este delito también están detenidos los jóvenes mayores de 18 años en los centros penitenciarios y carcelarios.

• Aunque no se tiene el dato preciso, hay un alto número de adolescentes
entre 14 y 18 años vinculados a los grupos armados ilegales
que actúan en la región.

• El 70% de las víctimas de las minas antipersona,
de los explosivos no detonados y de atentados terroristas, atendidos en Bucaramanga
por el Hogar Jesús de Nazareth, son menores de 39 años de edad.
Todos son civiles ajenos al conflicto armado.

• En Bucaramanga existen 530 niños y niñas trabajando en la calle, en mendicidad o acompañantes de sus padres en trabajos informales, como recicladores.

• De las 1.000 personas entre hombres y mujeres que se dedican a los trabajos
sexuales
en Bucaramanga, la mayoría está en el rango
de los 18 a los 32 años, según la Secretaría de Salud del
Municipio.

• Estudios del Instituto de Medicina Legal indican que son los y las jóvenes
las principales víctimas de abuso sexual en Santander.

Ante esta realidad, la Defensora Regional del Pueblo instó a las autoridades nacionales, departamentales y municipales, organizaciones sociales y empresa privada para que aporten en la construcción de condiciones favorables para las nuevas generaciones con políticas públicas que atiendan estas vulneraciones.

Fuente: Oficina de Prensa
Gobernación de Santander

Ir al contenido