El candidato de arriba Bucaramanga tuvo que bajar cabeza

Nov 5, 2007 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por: Tatiana Ariza Hern?ndez

eariza2@hotmail.com

El 28 de octubre fue para Freddy Anaya un d?a de contrastes emocionales. En menos de 24 horas pas? de la incertidumbre por conocer el final de la jornada, a la tranquilidad de ver el apoyo de la gente, terminando en la decepci?n de tener que admitir lo que nunca acept? durante su campa?a, que la Alcald?a de Bucaramanga estaba muy lejos de su alcance. Desde las cuatro de la ma?ana, hora en la que se levant?, la ansiedad se apoder? del candidato, quien ni siquiera desayun?, s?lo se puso la mejor de sus camisas verde manga larga con la que simboliz? su campa?a, y junto a su esposa Nubia L?pez y uno de sus hijos Andr?s Felipe, sali? hacia su sede en la carrera 21 con calle 34 en donde recibi? la bendici?n de un cura de la ciudad que desde las 5:30 a.m. ofici? la misa que dio inicio a su jornada y le ?ech? una manita? espiritual. M?s tarde, a las siete de la ma?ana, con toda su comitiva en pleno vestida con camisetas verdes, se mont? en el bus de Copetr?n, que lo acompa?? durante todo el d?a, y parti? hacia el Movimiento Carism?tico Internacional, de donde sali? minutos de pues a ejercer su derecho al voto. Aunque en principio ten?a pensado hacerlo a las diez de la ma?ana, decidi? cumplir primero con el deber y luego empezar su recorrido por la ciudad.

Acompa?ado de su esposa, y cerca de quince personas entre seguidores y periodistas, a las 8:30 a.m. en la mesa 42 de la Corporaci?n Universitaria de Ciencia y Desarrollo, Uniciencia, en inmediaciones de la gobernaci?n y la alcald?a, Anaya Mart?nez al igual que los 237.998 bumangueses que sufragaron ese d?a, registr? su voto, luego de la demora ocasionada porque ninguno de los lapiceros disponibles en la mesa sirvieron en ese momento. S?lo hasta que alguno de sus acompa?antes le ofreci? uno, pudo cerrar el acto presidido por sus frases "Qu? viva la democracia" y "Vot? a conciencia". No se hicieron esperar las llamadas de sus amigos que le brindaron apoyo desde el inicio de la jornada, entre ellos el concejal de Bucaramanga Celestino Mojica con quien habl? por unos minutos, a la vez que concedi? una entrevista al canal RCN y se dirigi? a la salida de Uniciencia en donde lo esperaba una papayera, sus colaboradores y unas siete personas entre vendedores ambulantes y conductores que le manifestaron su respaldo.

Y como para Freddy Anaya las ayudas divinas fueron significativas, regres? a la Misi?n Carism?tica. All? el pastor Leonardo Ch?vez dedic? su predicaci?n a manifestarle a Anaya que contaba con el respaldo de Dios, que ser?a el mejor mandatario y lo present? ante toda la comunidad que con camisetas blancas con verde lo aplaudieron y siguieron su recomendaci?n de abordar los buses que se encontraban a la salida esper?ndolos para llevarlos a votar. A las diez y media de la ma?ana, tratando de salir de entre las personas que all? lo abordaron para ofrecerle respaldo y pedir uno que otro favor, el candidato inici? su recorrido por la ciudad, con ganas de saber c?mo estaban los ?nimos de la gente. Morrorico fue su primer destino, al cual se demor? en llegar debido a un tranc?n en la v?a, que aprovech? para relajarse de lo que vendr?a. Hizo un sondeo de la votaci?n de quienes lo acompa?aban en el bus, dijo un par de chistes y hasta manifest? que ten?a hambre mientras bailaba al ritmo de la papayera. En este sector de la comuna 14 el color verde lim?n sobresal?a y alrededor de 60 personas aplaudieron su llegada, gritaron su nombre y se pelearon por darle la mano y tenerlo al lado, lo cual le devolvi? a Anaya la tranquilidad que demostr? en sus apariciones y que lo hab?a abandonado en las primeras horas del d?a.

Despu?s de recorrer todo el sector, junto a su comitiva, abord? el bus que cerca del medio d?a estacion? en el barrio San Crist?bal del Norte de la ciudad, all? no fue tanta la euforia, incluso un grupo de casi quince contradictores boicotearon su barra e hicieron que sus acompa?antes se alejaran del puesto de votaci?n por las camisetas que llevaban. Muy diferente fue la acogida en el barrio Kennedy, en donde algo m?s de cien personas entre ni?os, j?venes y adultos se emocionaron al verlo, quer?an tenerlo cerca e hicieron que caminar por las calles de este sector fuera imposible, incluso bolsas de agua y vikingos terminaron mojando a quienes acompa?aban al candidato. La visita termin? a la una de la tarde, hora en que se dirigi? al barrio Campo Hermoso, all?, sumado al intenso sol, el cansancio de una jornada que parec?a no terminar, y el hambre por no haber almorzado, estuvo el rechazo de aproximadamente cincuenta personas que estaban haciendo proselitismo a el hoy alcalde Fernando Vargas quien fue su mayor rival durante toda la campa?a. Las rechiflas opacaron su papayera e hicieron que regresara al bus a seguir el recorrido, que tuvo un peque?o descanso aprovechado para almorzar y reponer fuerzas para las dos horas que restaban antes de que se conociera la decisi?n del pueblo.

Su caravana continu? desde las 2:30 p.m. hasta casi las cuatro de la tarde y abarc? los puntos m?s populosos e importantes de la ciudad, como el barrio San Mart?n, a donde lleg? pasadas las tres de la tarde y no fue recibido de muy buena manera, pues la vestimenta de sus acompa?antes gener? molestia entre la decena de oponentes que alegaron a la polic?a hacer cumplir la ley de no permitir publicidad pol?tica. Lo mismo ocurri? m?s tarde cuando visit? la Universidad Cooperativa de Colombia. Sin embargo, en estos dos sectores que fueron la culminaci?n de su recorrido, a la par de los contradictores un mismo n?mero de simpatizantes lo apoyaron, aplaudieron y dieron por sentado su triunfo con gritos de "ese es, ese es". Cuando se aproximaba el cierre de la jornada electoral, Anaya regres? a su punto de partida, la sede de la carrera 21 con calle 34. All? junto a quienes lo acompa?aron durante el d?a y los meses anteriores en campa?a, esper? "que fuera lo que Dios quisiera" y con la confianza que le dio ver tanta gente apoy?ndolo en los barrios que visit?, sinti? que la alcald?a probablemente ser?a suya. Los primeros boletines hasta el ?ltimo marcaron lo que ?l nunca acept?. Aunque los resultados fueron parejos al principio, hacia el final la diferencia fue considerable: 65.714 votos marcaron su descenso frente a quien siempre fue su m?s cercano contendor, Fernando Vargas.

Consternado y perplejo por los resultados, Freddy Anaya no emiti? ninguna declaraci?n, sali? r?pidamente de su sede y prefiri? marcharse con su familia a una finca alejada de la ciudad en un lugar no especificado, para reponerse del fracaso. Y aunque hasta el cierre de edici?n del peri?dico 15 estuvimos buscando contactarlo para que aceptara su derrota y hablara de los proyectos futuros, tanto su jefe de prensa Roc?o Chica como su hermano Alvaro Anaya, aseguraron que hab?a partido el mismo domingo 28 de octubre y que regresar?a una semana despu?s, adem?s que el sitio donde se encontraba estaba muy lejos y ni siquiera se?al de celular o tel?fono era posible encontrar all?. As? que la ?nica declaraci?n existente y reciente del candidato fue la que dio el d?a de la jornada electoral cuando se le pregunt? por la posible p?rdida y ?l como siempre, asegur?: "No acepto una derrota antes de tiempo. Con lo que he visto hasta hoy creo que estamos cerca de lograr nuestro prop?sito de llegar a la Alcald?a de Bucaramanga".

Ir al contenido