El Centro es otro después del Pico y Placa

May 1, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Texto y fotos por Camilo Jaimes Ocaziónez
cjaimes2@unab.edu.co

Taxi. Álvaro Bastos está feliz con el Pico y Placa. ?Ahora hay menos trancones. Perdemos un día de ganancia parados, sí, pero eso se compensa con poder trabajar mejor los otros días. Además la gente usa más el servicio de taxi por lo que no puede mover el carro?, dice y añade satisfecho: ?Hay menos congestión y más demanda, eso quiere decir más plata?.

Según Bastos, ?hay menos pito porque hay menos tráfico?. El taxista reflexiona: ?Yo no sé por qué aquí en Bucaramanga se complicaron la vida con el Pico y Placa y lo pusieron por horas en vez de por días, como en Bogotá?.

Las calles están despejadas. Salvo por los semáforos y los pares, el recorrido es fluido. El tiempo en segundos entre la carrera 39 y el Centro no supera los 8 minutos y 37 segundos, reloj Casio.

Los alrededores de la plaza de mercado han perdido dinamismo. Por la calle 34 bajan con parsimonia miríadas de buses y de taxis. ?A los carros particulares no les gusta utilizar esta vía porque los buses paran constantemente, los taxis en todas partes, y el tránsito no es fluido. Eso sí se ve mucho el papelito verde de los carros con permiso de tránsito, pero el alcalde dijo que los iba a desmontar, vamos a ver?, indica el auxiliar de la policía Víctor García.

?Ahora mire, la cosa los fines de semana cambia porque todo el mundo deja para el sábado las cosas del mercado. Inclusive los domingos aquí la congestión es muchísima?, añade.

La plaza

?¡4 manzanas por mil!?, anuncia por el altavoz el vendedor ambulante de frutas Reynaldo Cárdenas.

?Estamos regalando la fruta y es poca la gente que nos compra. Antes a las 10 de la mañana, ya estábamos terminando la jornada, íbamos de salida para la casa. Pero ahora la cosa está dura porque las ventas se bajaron en un 40%. ¿No ve que la calle está sola? Como nosotros vendemos menos fruta, entonces compramos menos fruta, y así pierde todo el mundo?, dice.

Dentro del edificio de la Plaza Central las cosas no cambian. Sin embargo, el Centro Metropolitano de Mercadeo es ruidoso. ?Esa es la voz de nosotros, los que vendemos porque mire y vera que gente casi no hay?, explica la propietaria de un negocio que vende tomate.

Martha Isabel Prada, una comerciante de Sanandresito que está escogiendo unos tomates, se cuela en la conversación: ?La gente no sale a comprar porque no puede sacar el carro. Allá en Sananadresito eso es mucho lo que hemos dejado de vender?, dice.

El ascensor de la plaza también está vacío. En el cuarto piso está la oficina de la administración de la plaza.

Giovanni Reyes, el administrador, hace cuentas: ?El Pico y Placa a todos nos va a afectar. Nada más aquí hay 1.758 locales afectados. Multiplique ese número por el número de personas que hay en cada familia que hay detrás de cada local?.

Sin embargo, según aclara Reyes, ?no todo es culpa del Pico y Placa. El entorno de la plaza está invadido de vendedores ambulantes, vehículos de transporte público y las obras del Metrolínea, entonces los vehículos no pueden entrar hasta el parqueadero privado de la plaza que está subutilizado?.

?Además falta comunicación por parte de los periódicos y los del Metrolínea. La comunidad ve las noticias pero como que no las entiende. Eso hace que la gente lo piense dos veces antes de querer venir a mercar al Centro, porque en el fondo la gente no sabe si puede venir o no, si le va a tocar trancón o no, si le va tocar figurar Pico y Placa o no?, aclara el administrador.

?Nosotros soñamos con que nos habiliten la carrera 16, desde la calle 45 hasta la Quebrada Seca , que nos la pongan sur-norte para que los carros puedan llegar derecho hasta la plaza?, añade.

Norberto Ruiz, vendedor mayorista de frutas y verduras, expresa su preocupación: ?Yo he dejado de vender el 50% de las frutas y el 40% de la verdura. Los carniceros se quejan porque la venta se ha reducido en un 30%. Mejor dicho, yo antes vendía unos 500.000 pesos, ahora no paso de los 300.000, nunca. ¡Y eso que yo estoy bien ubicado en una de las entradas del segundo piso!?.

?La 15 está sola?

Odilia Contreras es la administradora encargada del almacén La Esquina de la Moda : ?Las ventas se nos han bajado en un 50%. Y eso que nosotros sólo vendemos saldos, zapatos a 20.000 pesos, camisas a $3.000, bluyines a $3.000, medias a $1.000, pero nada porque la gente ya no pasa tanto por acá?.

Lo mismo ocurre con otros comercios como la Textilera Antioqueña , donde también venden camisas y bluyines a 3.000 pesos.

Según la vendedora Andrea Ríos el problema del comercio está en que la desde que empezaron las obras de metrolínea ?la 15 está sola?.

La gravedad de la mirada de doña Esperanza Reyes, vendedora ambulante de artículos de fantasía, lo expresa todo: ?A nosotros nos jodieron porque nos corrieron las paradas de los buses del frente de la plaza. Pasé de vender 70.000, 80.000 pesos diarios a $30.000. Yo sé que nos toca tener paciencia porque qué más?.

Jaime Acosta, el propietario de la Miscelánea Haspleydy , expresa su sentido del humor con relación al Pico y Placa: ?Yo aquí regalo las cosas y ni así viene la gente a comprar. Antes venía mucha señora fina a comprar regalos, cosas de piñatería, pero desde el Metrolínea y el Pico y Placa no volvieron por acá. ¿No ve que la gente no sabe que ahora, de verdad, todo es más fácil por acá? Hay menos carros, menos ruido y menos trancones. Además los clientes tienen todos los parqueaderos vacíos para venir a comprar y a mercar?.

Tres cuadras hacia el oriente está el Hotel los Farallones, carrera 17 con calle 33.

Martha Sandoval, cajera del parqueadero, no tiene dudas: ?Esto está solo y el parqueadero desocupado en un 50%. No creemos que el nuevo Pico y Placa vaya a mejorar mucho la cosa porque cuando los carros tienen restricción por horas la gente prefiere no moverlos o dejar de venir al Centro. Ojalá y el nuevo Pico y Placa nos traiga más carros?.

Cuadra y media hacia la avenida Quebrada Seca, calle 33 con carrera 17, el paisaje del Parqueadero El Sótano no puede ser más revelador: de los 40 vehículos que puede albergar, sólo tiene 5 y un par de motos.

John Alexander Jaimes afirma que antes siempre tenían el cupo lleno: ?Ahora la gente viene de afán y si acaso se queda una hora en el Centro. Hoy sólo ha venido una moto y un carro particular y ya son más de las 11 a .m. Mientras el Pico y Placa sea por horas, los parqueaderos nos vamos a afectar?.

Consciencia administrativa un par de días antes

El auditorio estaba lleno. El alcalde Honorio Galvis entró y saludó a los asistentes dándoles la mano, la izquierda y la derecha, fue y vino incómodo entre los camarógrafos y la gente que aún estaba de pie con la misma actitud de los artistas que luego de saludar cogen el micrófono y comienzan a cantar.

?La administración sabe que cualquier ciudadano se molesta si le impiden transitar libremente por su ciudad. A mi correo electrónico han llegado muchos mensajes quejándose por la medida del Pico y Placa. Unos porque tienen el hábito de la siesta, que yo nunca tuve la fortuna de adquirir. Otros porque no pueden ir a almorzar a la casa. Los comerciantes me han dicho que cambiar los hábitos de los ciudadanos afecta negativamente el comercio. Miren: lo único que es cierto es que ninguna medida le gusta a todos los ciudadanos y a nosotros nos toca organizar la ciudad para lo que viene. Vamos a dialogar y vamos a llegar a un acuerdo?, dijo Honorio Galvis, alcalde de Bucaramanga. Luego invitó al auditorio a participar del debate.

Según lo manifestó el burgomaestre, la administración está convencida de que es necesario sacar de circulación el 40% de los vehículos para evitar problemas de tránsito en la ciudad.

No obstante, los comerciantes piensan que con restringir el tránsito del 20% de los automotores es más que suficiente.

La Cámara de Comercio de Bucaramanga, encabezada por su director ejecutivo, Juan Camilo Montoya, organizó el encuentro entre empresarios, representantes de los gremios, líderes comunales y la Administración Municipal , para buscar una solución.

Montoya hizo una exposición sencilla a través de la cual invitó al Alcalde a reconsiderar la medida. ?Todos debemos poner, los empresarios, la comunidad en general y los comerciantes para que la ciudad salga adelante?, y añadió: ?El pésimo estado de algunas vías desfavorece la medida?.

Otros representantes de los comerciantes como el director ejecutivo de Fenalco, Juan Carlos Rincón, invitaron al alcalde a replicar la fórmula del Pico y Placa de Bogotá en Bucaramanga, con contra flujo y todo.

?Además, no dejemos de lado el tema de las vías alternas?, recalcó.

Lo cierto es que el alcalde atendió los argumentos y la medida fue reformulada.

Los comerciantes del Centro esperan que el nuevo Pico y Placa no los afecte tanto como el anterior.

?Esperamos que a partir del nuevo Pico y Placa las cosas se nos mejoren. Pero sobre todo esperamos que los periódicos, la radio y la televisión nos ayuden a explicarle a la comunidad cómo es que funciona el Pico y Placa y las obras de Metrolínea, para que el comercio de la plaza y de los almacenes del sector se pueda recuperar?, concluyó Giovanni Reyes, administrador del Centro Metropolitano de Mercadeo, La Plaza.

Además dijo: ?¿No le da la impresión de que el Centro se está convirtiendo en un sito mucho más amable??

RECUADRO

10 medidas para suavizar el Pico y Placa

La reunión en el auditorio de la Cámara de Comercio entre representantes de distintos sectores sociales fue generosa en plantear soluciones para suavizar la medida del Pico y Placa. Según lo expresaron es necesario.

1. Optimizar las rutas de buses y busetas con el ánimo de evitar el caos vehicular.
 

2. Establecer zonas de paradas para los taxis, con el fin de evitar que circulen todo el tiempo por la ciudad.  

3. Legislar la entrega de mercancías a horas distintas de las de alta congestión. Evitar la recolección de basuras a estas horas.
 
4. Cambiar la jornada laboral de los bumangueses.  
5. Aprender a que no todo el mundo puede almorzar en la casa como en las grandes ciudades.  

6. Estudiar la posibilidad de varias vías con contra flujo.

7. Procurar que las obras del Metrolínea y demás obras de infraestructura sean realizadas hasta las 10 de la noche y desde muy temprano.

8. Reparar las vías que no estén en buen estado, para que el flujo vehicular sea el adecuado.

9. Aplicar la medida del Pico y Placa inclusive para los buses y busetas de servicio público.
10. Construir un puente que cruce por la calle 45 la carrera 15, para no impedir el flujo de la carrera.

Las nuevas medidas

Horario

6:30 a.m. ? 9 a .m.
4:30 p.m. ? 7 p.m.

Días según último número de la placa

Lunes 1, 2, 3, 4
Martes 5, 6, 7, 8
Miércoles 9, 0, 1, 2
Jueves 3, 4, 5, 6
Viernes 7, 8, 9, 0  

Contra flujo

Norte – sur: dos carriles de la calzada oriental de la carrera 15 y parte de la Autopista a Floridablanca, para el tránsito de los carros en sentido norte ? sur. Horario:

11:30 a.m. ? 1:30 p.m.
6 p.m. ? 9 p.m.

Ir al contenido