El conflicto armado, Callejón con salida

Sep 1, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda
csilvera@unab.edu.co

Un banco de alimentos que presta ayuda a 22 mil personas en condición de desplazamiento del área metropolitana de Bucaramanga, un proyecto de apoyo psicológico a familias víctimas de la violencia sociopolítica del departamento y un centro juvenil que ofrece educación integral para 160 jóvenes de las comunas 1 y 2 de la ciudad, son sólo tres de las 52 iniciativas de paz desarrolladas en Santander, que participaron en el taller de ‘Buenas Prácticas para Superar el Conflicto’ (Bpsc), realizado el 17 y 18 de agosto en la sede UIS Bucarica.

El objetivo del evento consistió en promover acciones, proyectos, programas o procesos que busquen disuadir la opción de la violencia.

“Hay gente que, por medio de estas organizaciones o iniciativas, está contribuyendo con un grano de arena muy valioso para darle salida a conflictos, son héroes en sus comunidades, anónimos para el país, y sin pretensión de fama, que hacen de Colombia un país mejor todos lo días”.

Así se manifestó Martha Muñoz, coordinadora del Banco de Buenas Prácticas para Superar el Conflicto (Bpsc), del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), entidad que organizó el evento, en el marco del programa ‘Callejón con Salida’.

Como común denominador, las Bpsc deben ser experiencias que promuevan la humanización de la guerra, la atención a víctimas, la prevención del reclutamiento y que apoyen las gestiones para desfinanciar y desnarcotizar la guerra, así como el fortalecimiento de la gobernabilidad local en medio del conflicto.

“Me llamó la atención que existieran actividades donde organizaciones que trabajan por la vida se encuentran para fortalecer su trabajo”.

“También me impresionó la cantidad y la calidad de las organizaciones que respondieron al llamado del Pnud. Además yo creía que estas organizaciones trabajaban con la premisa de pedir y pedir al gobierno y no, son autónomas, tanto en su creación como en su accionar”,

Esa fue la afirmación del chileno Rodrigo Cadena, representante de la Asociación de Productores y Empresarios del Nororiente Colombiano (Apencol) y quien asistió en
calidad de observador.

Con el encuentro realizado en Bucaramanga, el taller de las Bpsc llegó a su tercera versión regional.

Para mediados de septiembre se tiene programado el cuarto encuentro, que tendrá lugar en Antioquia.

Además del Pnud, fueron aliados en la convocatoria la Corporación Compromiso, la Ruta Pacífica de las Mujeres (Santander) y la Coordinación de Paz y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno de la Gobernación de Santander.

Algunas de las iniciativas

Escuela de formación artística y cultural (Ciudad Norte)
“Este espacio surgió porque los jóvenes vecinos del barrio veníamos siendo asediados por los actores armados para que integráramos sus filas”.

“La manera de decirle no al conflicto fue generar un espacio donde impartiéramos capacitación en expresiones artísticas como el canto y el teatro”, explica Pedro Alexander Rojas Pulido, representante de la escuela en el taller de las Buenas Prácticas.

Esta institución trabaja de manera formal desde hace año y medio. Sin embargo, la experiencia se inició en 1997 en el Barrio María Paz.

En la actualidad, la labor que realizan tiene una cobertura que supera los 200 jóvenes.

“Buscamos articular nuestro trabajo con el de otras escuelas para que el nuestro tenga más impacto”, enfatiza Rojas Pulido.

En el Norte hay 25 grupos artísticos juveniles de esta clase.

Corporación Sonreír es vivir (Puerto Wilches)
Trabajan para ofrecer espacios lúdicos y de entretenimiento a jóvenes vulnerables o incluso algunos reinsertados de grupos armados ilegales.

“Lo que queremos es ocupar su tiempo libre, como una forma de evitar que sean involucrados nuevamente en el conflicto”, explica Henry Estrada Ramírez, director de la corporación.

“La iniciativa surgió hace 10 años, cuando me di cuenta de las pocas alternativas que ofrecía mi pueblo”.

“Era muy común ver que, a falta de ocupación en trabajo o estudio, los jóvenes formaran parte de algún grupo que hacía parte del conflicto. Hoy, aún después de todo el trabajo, de cada 10 víctimas del conflicto armado, 8 son jóvenes. Seguiremos trabajando”, exclama categórico.

Fundación Unidos por un futuro mejor (Rincón de Girón)

Está conformada por jóvenes entre los 11 y los 15 años.

“Lo que queremos ofrecer son capacitaciones en diversas áreas artísticas, para que los jóvenes tengan otras alternativas a las que generalmente se pueden encontrar en el barrio y así dejar de pensar en drogas y violencia”, explicó Yuly Caterine Carreño Marín, estudiante de octavo grado y, quien a sus 15 años alterna sus estudios con la labor social.

Esta iniciativa fue premiada el viernes 18 de agosto por Redepaz y la Secretaría de Educación de Santander en Resuelve el Rollo, certamen que está en el marco de la campaña: ‘La juventud, constructora de paz’.

El concurso buscaba motivar en los jóvenes para restarle legitimidad a la violencia y promover, en ellos mismos, la resolución pacífica y voluntaria de los conflictos.

Inscriba su buena práctica

Si usted conoce alguna organización o programa que desee formar parte de las Buenas prácticas para superar el conflicto debe ingresar a la página web http://www.saliendodelcallejon.pnud.org.co/formularioBP.shtml y diligenciar el formulario.

La información será estudiada por asesores del Pnud y después será aprobada para ser
publicada, tanto en la web como en los demás medios informativos.

Informes: saliendodelcallejon@pnud.org.co Teléfono: (1) 636 47 50

Nuevo Observatorio de Derechos Humanos

Con la finalidad de darle respuesta a la comunidad santandereana, ante la ausencia de políticas encaminadas a una observación objetiva de los derechos humanos en el departamento, la Escuela de Economía y Administración, de la Universidad Industrial de Santander (UIS), y la Gobernación del Departamento, crearon el Observatorio de
Derechos Humanos de Santander.

“En la región hay escasez de análisis y de interpretaciones rigurosas de las dinámicas del conflicto y de los Derechos Humanos”, dijo Julio César Acelas, coordinador del Observatorio.

Por su parte, el rector de la UIS, Jaime Alberto Camacho Pico, aclaró que el Observatorio, además de ser una valiosa base de datos de la situación humanitaria del departamento, “debe buscar alternativas y soluciones a las injusticias sociales porque no se puede quedar en la cifra, hay que comenzar a generar cambios en lo concerniente a
los Derechos Humanos”.

Rómulo Madero, integrante de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, celebró la creación del Observatorio y añadió que: “Estas iniciativas son una contribución
eficaz a este proceso de esclarecimiento de la violencia en Colombia”.

Ir al contenido