Festivales de Jazz y de Piano toman fuerza en Santander

Sep 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Diego Alejandro Olivares Jiménez
dolivares@unab.edu.co

Con ganas de escuchar jazz  y con sólo donar  un libro para las bibliotecas del municipio, cualquier persona podía asistir a la segunda versión del Festival Nacional de Jazz Ciudad de Floridablanca.

El segundo encuentro musical, organizado por la Casa de la Cultura Piedra del Sol, entre el 1 y 3 de septiembre contó con la presencia de 400 personas en su  primer día y culminó con mil asistentes, el domingo en la Casa Paragüitas.

En esta ocasión Antonio Arnedo, reconocido saxofonista e investigador musical, se convirtió en el principal atractivo de esta versión del Festival. Él actuó en compañía de otras bandas que se presentaron como Puerto Candelaria de Medellín, Gabriel Rondón y grupos locales como:

Sin copa Jazz Band, Black Jazz, Chepe Ariza, Mozambique y Café Madrid, que se unieron para interpretar el Jazz, aire musical representativo de Nueva Orleans (Estados Unidos).

Esta vez el jazz se fusionó con aires caribeños y andinos  colombianos.
En esta versión el Festival fue importante porque recuperó un espacio para los amantes de este ritmo en la ciudad, que no contaban con un escenario de éstos, desde agosto de 2000.

Para Carlos Mantilla, conocedor del tema y director del programa radial Jazz Club emitido en UIS Estéreo, el festival organizado por la Universidad Industrial de Santander, se acabó por cuestiones burocráticas.

“Supuestamente no era viable hacer el evento porque no era rentable económicamente. De igual manera, a una gran parte de la clase política santandereana le interesan los espacios en los que se puedan mostrar más y vender su imagen y es eso es lo que no pasa con el jazz, porque no es un espacio para comerciar, sino para disfrutar con el alma”, sostiene Mantilla.

El sociólogo e investigador Emilio Arenas, asistente al evento, afirmó que: “Hay el ambiente y el espacio propicio para el encuentro con el jazz, ya que nos podemos centrar en una nueva ciudad.

Las personas que nos desplazábamos de Bucaramanga hacia Floridablanca siempre vivíamos con el recuerdo romántico del municipio, porque ofrecía mayor oferta cultural.

Este es el momento propicio para disfrutar de este nuevo espacio para la cultura”.
El evento contó con una inversión cercana a los 90 millones de pesos, aportados por la Alcaldía de Floridablanca. Maryury Quiñónez, directora de la Casa de la Cultura Piedra del Sol, anunció que el próximo año el Festival contará con la presencia de artistas internacionales, a fin de darle  mayor proyección y posicionamiento.

Los atractivos musicales

En su vigésima tercera versión el Festival Internacional de Piano no sólo ha ofrecido conciertos de abono y el Concurso Nacional de Intérpretes, sino que también ha realizado, por sexto año consecutivo, visitas a siete  municipios santandereanos.

En esta ocasión, las presentaciones se realizaron en Floridablanca, Barbosa, Málaga, Socorro, Zapatoca, Barrancabermeja y San Gil, éste último recién vinculado.

En el caso de Barrancabermeja existe un pequeño festival de piano que se realiza en la biblioteca Alejandro Galvis Galvis, el cual se denomina Festival Ciudad de Barrancabermeja y este año llegó a su décima cuarta versión.

Para Sergio Acevedo Gómez, director de la Orquesta Sinfónica de la UNAB y presidente del jurado del Concurso Nacional de Piano, que llegó a su décima primera versión, el Festival se ha convertido, "con el pasar de los años, en el evento musical más importante que se realiza en la ciudad, puesto que es un encuentro que congrega a los mejores solistas de la vida musical colombiana”.

Acevedo Gómez dijo que al trasladarse el Festival a otros municipios resulta interesante porque a éstos está llegando parte importante de la programación y anteriormente no existía el acceso a este tipo de música.

El Festival  Internacional de Piano organizado por la Universidad Industrial de Santander (UIS) destaca los recitales de abono y el concurso nacional, que se viene realizando desde hace 11 años y tiene un nivel de exigencia alto porque en él se evalúa la formación de los participantes y su conocimiento del  repertorio, explicaron los organizadores.

Respecto a los recitales de abono, Luis Álvaro Mejía, director cultural de la UIS y director del Festival de Piano, afirma que:

“se han convertido en el plato fuerte del evento, ya que es muy importante traer una muestra de lo que está pasando en el mundo en este momento, en lo que tiene que ver  con el piano”.

De la misma manera, los recitales de abono cuentan con la presencia de santandereanos destacados dentro del mundo musical como: Rafael Aponte, Ligia Lamos y la agrupación Yakaré Jazz, en la que participa el saxofonista David Jácome egresado de la Facultad de Música de la UNAB.

El Festival tiene un costo cercano a los 170 millones de pesos. Al evento se vinculan el Ministerio de Cultura, Alcaldía de Bucaramanga, Banco de la República, Gobernación de Santander y el sector privado.

Acevedo Gómez reconoce con satisfacción que el Concurso Nacional de Piano, “es el único del país que, año tras año, se ha mantenido y a la vez  les da la oportunidad a los jóvenes estudiantes de piano del país de obtener reconocimiento”.

Ir al contenido