Jaime Eliécer Garavito Arias- Primer cocinero, Club Campestre de Bucaramanga

Jul 9, 2013 | Institucional

 

 

 

 

 

 

“Cuando uno se prepara con dedicación y muchas ganas, en cualquier empresa de este país siempre hay un cupo para demostrar nuestras condiciones”.

Jaime Eliécer Garavito Arias, graduado como Técnico en Gastronomía en el año 2011 y Tecnólogo en Gestión Gastronómica en el año 2012, es nuestro invitado en el día de hoy.  Se desempeña actualmente como primer cocinero en el Club Campestre de Bucaramanga S.A., institución en la que labora desde hace 25 años, de los cuales diez han transcurrido en el área de la cocina principal.

Antes de iniciar sus estudios en la UNAB, ya estaba laborando en el área de Gastronomía. ¿Cuéntenos un poco de su experiencia?

Antes de iniciar tenía algunos conocimientos, ya que trabajaba en la cocina desde hacía varios años, en ese momento solo era un ayudante de cocina sin experiencia alguna, poco a poco fui creciendo y entregando buenos resultados, gracias a ello tuve la oportunidad de experimentar y crear algunas preparaciones. El resultado de algunas de esas pruebas hoy en día están en la carta del Club Campestre de Bucaramanga, y eso es muy grato para mí.

¿Cómo fue su experiencia laboral después de haberse formado como tecnólogo?

Me llevó a ser una persona más preparada para realizar mi trabajo, ya que la cocina requiere de responsabilidad y un alto compromiso para ofrecer el mejor servicio a los clientes. En la medida en que se avanza en la formación académica se adquieren conocimientos importantes para lograr ser exitoso no solo en lo laboral,  sino también en lo ético.

¿Porqué decidió estudiar  los programas de Técnico profesional en gastronomía y Tecnología en Gestíon gastronómica, en la UNAB?

La verdad es que el programa llegó al Club Campestre de Bucaramanga y como yo tenía años trabajando en la cocina me pareció que era la oportunidad para prepararme como profesional. En ese momento decidí enfrentar la situación aunque sabía que no iba a ser nada fácil, pero tenía la convicción de que no sería imposible. Hoy en día creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida personal y laboral.

¿Qué fue lo más difícil y lo más grato de haber estudiado bajo la modalidad virtual?

Lo más difícil fue entrar al programa a distancia sin tener conocimiento alguno de sistemas, ni de cómo manejar un computador. Lo más grato fue aprender a manejar el computador y los sistemas requeridos para cursar mi programa, en realidad jamás los había visto, pero como dije al comienzo, nada es imposible si con ganas y esfuerzo se quiere lograr.

De acuerdo a su experiencia ¿podría darnos un consejo para sus colegas que están a punto de enfrentarse al mundo laboral?

Con base en mi experiencia diría que cuando uno se prepara con dedicación y muchas ganas, en cualquier empresa de este país siempre hay un cupo para demostrar nuestras condiciones. La UNAB nos prepara y abre puertas para que nosotros podamos construir y realizar nuestros sueños.

Ir al contenido