La confección infantil reúne a 145 empresarios en EIMI 2006

Jul 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Redacción 15
Como un espacio especializado en el que se exhiben las mejores prendas de vestir y calzado para niños y niñas, el Encuentro Internacional de Moda Infantil, EIMI, que se realizará entre el 26 y el 28 de julio en el Centro de Ferias y Exposiciones de Bucaramanga, Cenfer, congregará a empresarios locales, nacionales e internacionales que mostrarán las últimas tendencias, colores y telas para los diseños que harán sentir cómodos a los pequeños.
A EIMI 2006 han confirmado su asistencia 145 empresarios que producen prendas desde la talla 0 para recién nacidos hasta la 16 que sirve a los jovencitos. Esta feria, por su carácter de centro de negociaciones, es cerrada para el público y únicamente permite el acceso, durante los tres días de exhibición, a los compradores debidamente acreditados.

En su vigésima primera versión, la feria EIMI busca incentivar nuevas exportaciones en el sector que tradicionalmente genera más empleo en Santander. En la actualidad hay unas 900 empresas dedicadas a la confección, en especial la de ropa infantil y para dama en el área metropolitana de Bucaramanga, las cuales generan unos 6.150 empleos directos, de acuerdo con estadísticas de la Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Industrias, Acopi, seccional Santander.

La directora ejecutiva de ese gremio, María Gisela Trujillo Sarmiento, explicó que “la especialización en moda infantil del sector, la calidad de los productos, su trayectoria exportadora y la existencia de un escenario comercial como EIMI, que le ha permitido a las empresas tener contacto con compradores internacionales para hacer negocios y fortalecer relaciones comerciales exitosas a largo plazo, son las claves de la evolución del sector”.

Ropa para toda raza
Los empresarios de la confección en Santander han dividido el mercado para atender a algunas necesidades específicas como colores y estilos para satisfacer a determinados usuarios. En la confección de las prendas influye incluso la raza de los niños y hasta sus tradiciones y ritos. Por eso, empresarios musulmanes y africanos han venido en diversas ocasiones a Bucaramanga para llevar ropa de colores fuertes que armonice con el tono de piel de los pequeños o que cumpla exigencias chiítas de no permitir faldas cortas para las niñas.

De acuerdo con la investigación de la Escuela de Estudios Industriales y Empresariales de la Universidad Industrial de Santander, UIS, realizado en 2005 en coordinación con el Centro de Desarrollo Productivo de Confecciones, CDPC, el sector de la confección infantil agrupa a 878 empresas (37 más que las registradas durante 2004) en el área metropolitana de Bucaramanga, de las cuales el 94% son microempresas, el 5% pequeñas empresas y el 1%, medianas.

Del total de empresas, cerca del 48% llevan más de 20 años confeccionando ropa para niños y niñas y dan trabajo a mujeres cabeza de hogar. Según la directora de Acopi Santander, en estas empresas, por cada 100 mujeres trabajadoras, hay tres hombres en promedio. Además, son generadoras de empleos indirectos, en la medida es que subcontratan algunos de sus procesos con talleres de confección ubicados en la región. El mismo estudio determinó que el 94% de las empresas contratan servicios, los cuales corresponden en su mayoría a ensamble (65%). En promedio cada empresa tiene 10 talleres para atender su producción.

El estudio mostró que en el sector de la confección se ha incrementado el nivel de capacitación de los gerentes y personal técnico y que éstos se caracterizan por su juventud.

EIMI es una vitrina
empresarial

Los empresarios consultados sobre la importancia de una feria como EIMI 2006 explicaron que este encuentro anual se ha convertido en la vitrina más importante, no sólo para mostrar tendencias y diseños, sino para negociaciones de exportación.

“Nosotros hemos visto en EIMI una gran oportunidad porque hemos podido lanzar nuestros productos, mostrar nuestras colecciones, avanzar con las proyecciones de nuestras empresas”, afirma Gustavo Sepúlveda Villamizar, presidente de Acopi Santander y gerente de la fábrica de confecciones CI Proditexco – La Hormiguita.

En el mismo sentido, la gerente del macrosector Prendas de Vestir de Proexport Colombia, Claritza Rojas, explicó que EIMI es una feria importante que se ha posicionado en el ámbito nacional y en el Grupo Andino como una muestra especializada. Agrega que este certamen ha posibilitado el incremento de las exportaciones del sector y que es una herramienta con la que se cuenta para que el comprador internacional conozca la potencialidad de la región.

Confección no le teme al TLC
A pesar de que en las negociaciones entre Colombia y Estados Unidos en el marco del Tratado de Libre Comercio, TLC, la confección mantuvo condiciones de favorabilidad, la realidad es que algunos empresarios se preocuparon frente al tratado porque se podría llegar a competir en desigualdad de condiciones. Ante esta perspectiva, los exportadores han buscado otros mercados con los cuales tener negociaciones. Venezuela fue visitada por los organizadores de la feria EIMI 2006 y esperan la participación de 20 de sus compradores, porque es el segundo país al que Colombia exporta confección, después de Estados Unidos.

El sector de confecciones también es el segundo renglón exportador en la región con participación del 11% en las exportaciones no tradicionales de Santander. De las 477 empresas que tiene el Departamento, 227 se dedican a la producción de prendas de vestir para niños y para dama.

Lo más importante, señala María Gisela Trujillo, es que este sector “tiene gran potencial de crecimiento en la medida en que los gobiernos locales y el nacional brinden las condiciones para que se puedan expandir los mercados internos y externos”.

Actualmente las medianas empresas tienen un volumen promedio de producción mensual de 17.667 unidades, las pequeñas de 6.585 unidades y las micro de 1.431, pero sólo se trabaja en un solo turno. La sugerencia de Acopi es que se aprovechen más las plantas de producción porque “el sector en Santander está en capacidad de duplicar su producción y duplicar empleo, generar riqueza y mayor desarrollo. Por eso es que el gremio insiste tanto en que hay que apostarle al sector”, precisó la directiva.

Ir al contenido