La limosna aumenta la indigencia

Abr 28, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Alejandra Sandoval Sarmiento

jsandoval7@unab.edu.co

Se estima que s?lo un 40% de los habitantes de la calle son de Bucaramanga, el resto, un 60% llega de la Costa, C?cuta y otras ciudades del pa?s, afirma Juan Pablo Garc?a, funcionario del ?Programa Habitante de la Calle de la Secretar?a de Desarrollo Social Municipal.

Para Pedro Rey ?Peter? como prefiere ser llamado, quien naci? en Bucaramanga y tiene 47 a?os, es inconcebible que los ciudadanos den limosna a los habitantes de la calle, porque si ellos reciben dinero sin hacer nada se acostumbran a eso y despu?s es complicado que quieran rehabilitarse o trabajar.

?l relata que fue uno de ellos, ?consum?a drogas, ped?a dinero en las calles de la ciudad, dorm?a donde la noche me cogiera?. Hace m?s de 10 a?os se rehabilit?, hoy, ?Peter? es director de la Fundaci?n de las tinieblas a la luz (Funtaluz), que tiene como objetivo rehabilitar a los j?venes y ancianos que cayeron en las drogas o en el alcoholismo.

Actualmente? la Fundaci?n alberga 20 j?venes y 30 ancianos de g?nero masculino; seg?n dice el director, porque es m?s dif?cil convencer a una mujer de que la mejor opci?n es rehabilitarse, debido a que ellas pueden vender su cuerpo y por ende conseguir m?s dinero con facilidad que un hombre para comprar drogas alucin?genas.

Esa es quiz?s una de las razones por las cuales 15 en el recorrido que realiz? durante dos noches desde la carrera 12 hasta la 27 por la calle 36 de Bucaramanga no encontr? ninguna mujer durmiendo o merodeando en calidad de indigente.

En el recorrido algunos vigilantes, que laboran de 6 de la tarde a 6 de la ma?ana hace m?s de tres a?os en la zona, expresaron que la circulaci?n de habitantes de la calle ha aumentado de un a?o hasta la fecha. Si antes un indigente dorm?a en la puerta de un establecimiento comercial por cuadra, hoy la presencia es hasta de cinco de lunes a jueves y de m?s cuando es fin de semana debido al movimiento de discotecas, bares, restaurantes y tiendas aleda?as.

El fin de semana es el mejor momento para esta porci?n de la poblaci?n bumanguesa, porque est?n a la espera de que alg?n ?borracho? se descuide y se le caiga alguna moneda o billete para recogerlo o en algunos casos para robarlo ante el desespero de no poder consumir su vicio.

Despu?s de las 10 de la noche, para ellos, empieza la b?squeda de su cama, que para la mayor?a es un colch?n de cemento, una s?bana de polvo o mugre, una sobre-s?bana de cart?n, papel peri?dico, pl?stico o en pocos casos de tela y un techo de ?cielo y estrellas?, que cuando llueve tiene goteras fijas.

Son las 6 de la ma?ana, si no se han levantado pasa personal de la Polic?a y los despierta para que se vayan del lugar, explican algunos vigilantes de la zona centro de la ciudad.

Usted como ciudadano puede ser indiferente a la situaci?n o? tomar dos decisiones ante la solicitud de una limosna por parte de un habitante de la calle; primera dejarse llevar por sus sentimientos de compasi?n, dar dinero y aportar un grano de arena para que la vida de un ser humano se deteriore m?s, se consuma en los vicios como el alcoholismo y? las drogas, y, que la ciudad sea m?s insegura o la segunda no entregar la limosna y dirigirse a un establecimiento encargado de facilitar el proceso de hacer menos indigente la vida de los habitantes de la calle.

Seg?n ?Peter?, para la rehabilitaci?n de un indigente se necesita un aporte mensual m?nimo de 20 mil pesos, lo cual significa que para sostener Funtaluz ?l debe buscar 10 millones de pesos mensuales. Adem?s este ex-habitante de la calle revela que ha recibido por parte de Acci?n Social de la Presidencia de la Rep?blica y la Secretar?a de Desarrollo Social Municipal aportes en dinero y especie significativos, pero cuando escasean, ?l debe buscar por su cuenta recursos a trav?s de conferencias y charlas que dicta en los colegios de la ciudad que enmarcan especialmente el no consumo de drogas alucin?genas.

Ir al contenido