La pérdida de valores es causa del suicidio

Sep 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

¿Qué opina la Iglesia respecto al alto índice de suicidios reportados en la ciudad?

Primero que todo, debemos saber que el dueño y autor de la vida es Dios. Sólo a él le pertenece disponer el destino de todos.

Pero la realidad hoy nos muestra otra cosa. Lastimosamente hay muchos jóvenes que, a temprana edad, atentan contra su integridad. La Iglesia siempre ha defendido la vida y cuando ha sido posible nosotros hemos orientado, pero ante este mundo en el que vivimos lleno de drogas, alcohol, alguna música y excesos en la moda, los jóvenes parece que fueran hacia una cultura de la muerte.
Antes, cuando las personas tenían problemas recurrían al ‘Dios mío ayúdame’ ¿Qué pasa ahora?
Sí, antes la gente oraba, pero ahora hay un vacío espiritual muy grande en los jóvenes. Ese vacío se llena con otras cosas que en verdad no aportan nada a las personas, lo que sí hace es llevarlos a buscar la salida más fácil a los problemas.

Ésta es una de las mayores preocupaciones, porque hoy los muchachos no tienen anhelos, no tienen deseos ni motivos para formarse como personas.

¿Es decir que las personas se están alejando de Dios?
Efectivamente se nota una gran pérdida de valores. Hoy los jóvenes se sienten destruidos, abatidos y acabados muy fácilmente ante los problemas.

Creo que a veces los medios de comunicación, cuando le dan tanta publicidad al suicidio, ayudan a que muchos se dejen influenciar, y perfectamente pueden decir: la salida es ésta. Muchos se suicidan porque no ven en Dios el verdadero camino.

Ir al contenido