Las consecuencias de un corrientazo

Oct 27, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Johan Triana

jtriana@unab.edu.co

Debido al desarrollo de obras de infraestructura en la ciudad, aumento del flujo vehicular en las principales v?as, especialmente al mediod?a y los apuros que enfrentan a diario las personas que estudian o trabajan lejos de sus hogares, un almuerzo corriente? ??corrientazo??, ejecutivo, especial o men? del d?a, es el reemplazo de la comida hecha en casa, con precios desde 3.300 hasta 7.000 pesos.
En el centro de la ciudad se concentran edificios de oficinas, en donde la mayor?a de sus empleados esperan las 12:00 del d?a para salir a ?pegarse el segundo golpe?. El restaurante Morgan, que intenta atraer a quienes buscan un almuerzo con un payaso de voz chillona que divulga el men?, ofrece: una sopa como entrada, un plato fuerte con una carne (pollo, res, cerdo, pescado), principio de verduras, dos harinas (pasta o arroz; papa o yuca), jugo con ?apa y el postre, habitualmente un dulce de caf? o menta, por un valor de 3.300 pesos. Sin embargo, hay almuerzos entre 4.400 y 5 mil pesos con m?s cantidad. El administrador de este lugar, Jes?s Valdivieso Ruiz, afirma: ?El servicio se suministra hace 20 a?os, y la idea es variar el men? con precios m?dicos para los clientes, (?) adem?s las siete personas que trabajamos queremos darle un trato particular y saludable a quienes vienen por la comida que preparamos?.
El establecimiento que est? ubicado en la calle 35 con carrera 18, en el Paseo del Comercio, no es atendido por su propietario y tampoco ofrece un ?ambiente familiar? como m?todo publicitario para vender m?s, recibe normalmente unas 80 personas. Una de ellas es Edison Delgado Cobos, economista y propietario de un almac?n de textiles, quien frecuenta el lugar ?por la interesante variedad del men?, la comodidad para el usuario y el aseo con que sirven. Ahora como el tiempo ya no alcanza para ir a la casa a almorzar y volver antes de las dos al trabajo, por tantos trancones y obras que hay, es m?s rentable para el bolsillo comer afuera, (?) por eso vengo aqu? hace varios a?os con mi esposa. La siesta la hago en la oficina?, afirma.
Otro sector de Bucaramanga que re?ne muchos almacenes, bancos, casas y trabajadores, es Cabecera del Llano. All?, sobre la carrera 33 con calle 46 est? situado el restaurante Fuente Real, que a diferencia de Morgan s? es atendido por su propietaria hace 16 a?os. ?Nosotros principalmente le vendemos almuerzos de lunes a s?bado a personas que viven o trabajan en oficinas cerca de aqu?, con precios de 4.500, 5.000 y 7.000 pesos, cuando son especiales, como platos de pescado y la bandeja paisa todos los viernes?, afirma Mar?a del Carmen Amaya, due?a del establecimiento.
?Prefiero pedir el almuerzo a un restaurante por econom?a, tiempo y porque vivo solo, sino gastar?a m?s plata haciendo comida para m? ?nicamente. Adem?s, cuando cocino no ahorro nada, por eso llevo 15 a?os almorzando por fuera. Generalmente pago un promedio de 160 mil pesos mensuales por esas comidas que se parecen a las de la casa?, afirma Jovino Angulo Cruz, de 51 a?os, vigilante del sector de Cabecera del Llano.
La carta que ofrecen a sus comensales se modifica todos los d?as, como sucede en la mayor?a de los 937 restaurantes registrados en toda el ?rea metropolitana, seg?n datos de la C?mara de Comercio de Bucaramanga, que los clasifica as?: ?Un restaurante, es un expendio de comidas preparadas que se sirven a la mesa. Incluyendo comidas r?pidas, asaderos de carne y pollo, venta de lechona, y los de comida china?, asegura Diana Gonz?lez, funcionaria del Centro de Documentaci?n de dicha entidad.

Almuerzos para 1.500 estudiantes
Solamente en Bucaramanga existen 650 sitios dedicados a este negocio, entre los que se destaca el comedor de la Universidad Industrial de Santander (UIS), que hace m?s de 40 a?os ofrece la alimentaci?n a cerca de 1.500 estudiantes de estratos 1,2 y 3, que cancelan 150 pesos por un desayuno, 700 por un almuerzo y el mismo valor por la comida.
Para obtener esta ayuda del 85% del valor total de las comidas y el carn? que los identifica como beneficiarios del programa, ?se hace una selecci?n socioecon?mica entre los m?s de 2.500 alumnos que aspiran al servicio, raz?n por la cual la Universidad establece como par?metros el pago m?nimo de la matr?cula, que es de 90 mil pesos, un promedio general acumulado mayor a 3,2 y un n?mero aproximado de once cr?ditos matriculados?, afirma Consuelo Serrano Vega,? jefe de comedor y cafeter?a de la UIS, hace 28 a?os.
Las minutas de alimentos se realizan de acuerdo con la informaci?n alimentaria que maneja el grupo de nutricionistas de este comedor, enfocado en una poblaci?n entre los 17 y 25 a?os, y seg?n los requerimientos nutricionales preparan los almuerzos, desayunos o comidas, con 780 variedades de men?s. ?Lo que pagamos es demasiado econ?mico por la variedad, calidad y cantidad de lo que dan: sopa, seco, jugo, postre, una fruta y a veces ensalada. Adem?s, si miramos la higiene de los que hacen la comida, es muy buena, porque tienen tapabocas, botas, guantes, gorros y eso es una muestra de la calidad?, afirma Vida Patricia Dur?n, estudiante de Filosof?a de la UIS.
En la p?gina de Internet de esta universidad (www.uis.edu.co), los estudiantes pueden solicitar la afiliaci?n al comedor por un semestre ?cuatro meses?. Ya seleccionados, cada uno se ajusta a la cantidad de alimentos diarios que puede costear, pues aparte del almuerzo, tambi?n hay desayuno y comida. Entonces, con 115.000 pesos un beneficiario asegura los tres platos del d?a por un mes, excepto s?bados, domingos y festivos. ?Anualmente se gastan m?s de 1.200 millones de pesos en mercados para todos estos muchachos, es decir, en un d?a se invierten casi diez millones de pesos?, explica Serrano Vega, respecto al desembolso que realiza la instituci?n.

Los ?combos? para el af?n
A diferencia de los precios, cantidad y calidad de los almuerzos que ofrecen los restaurantes en el centro, Cabecera o el comedor de la UIS, hay otra alternativa ?muchas veces afuera de las universidades, oficinas o en las calles ?econ?mica pero poco nutritiva: los ?combos? de perro caliente m?s gaseosa por 1.800 pesos, o el ?combo de 1.000?, que consiste en una empanada, papa rellena o pastel de yuca con avena o limonada, tambi?n con ?apa. Esto ?reemplaza? una comida cuando no hay m?s opci?n por tiempo y econom?a, y es casi obligatorio ?echarle? algo al est?mago. ?En la ma?ana o en la tarde, llegan algunos que se comen dos o tres empanadas, (?) de las casi 300 que vendo diariamente?, asegura Maribeth Villaz?n, vendedora de este tipo de comida r?pida a las afueras de la Universidad Industrial de Santander.

Ir al contenido