No caiga en el hueco

Mar 16, 2009 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Jorge Jim?nez

jjimenez3unab.edu.co

Si el programa familiar de los a?os noventa, ?No me lo cambie?, con su particular secci?n de denuncia llamada ?El Hueco?, en la que dos payasos con una papayera y una paisana imitaci?n de Jorge Bar?n med?an los cr?teres de las calles de la capital del pa?s volviera al aire, Bucaramanga ser?a un apropiado anfitri?n para producci?n.
Y es que en las v?as de la ?Ciudad Bonita?, las grietas y los huecos han comenzado a formarse de manera constante, provocando no s?lo un aspecto de atraso sino tambi?n accidentes y da?os a los automotores.
La Administraci?n afirma que el problema es de presupuesto y que la malla vial de Bucaramanga ya cumpli? su ciclo de funcionamiento.

No importa qu? camino se tome, las calles principales como las carreras 15, 27 y 33 o las v?as del Norte, al igual que las arterias, sufren de la epidemia de ?huequitis? que parece infectar a toda la ciudad.
El subsecretario de la oficina de Infraestructura, C?sar Mauricio Amorocho Ocampo, asegura que la Alcald?a es conciente del da?o que sufre la malla vial y que el deterioro que tiene la capa asf?ltica es innegable.
?El a?o pasado se adelant? un contrato por 700 y alguito de millones para trabajar en casos como el de la calle 45. Es complicado porque en algunos casos no basta el reparcheo, sino que es necesario la reparaci?n completa de la zona y eso cuesta?, dice el funcionario.
Por su lado, los conductores quienes en algunos casos parecen patinadores que serpentean conos en una competencia contra reloj, van esquivando los huecos de un lado para otro, invadiendo en oportunidades no s?lo el carril de al lado, sino tambi?n el opuesto, en el caso de la avenida Los Guayacanes, en Real de Minas.
Jos? Alcides Arguello Pe?a, taxista, comenta que ?esto es muy peligroso. Uno por sacarle el quite a un hueco puede tumbar a un motociclista o estrellar al carro que venga al lado y la culpa siempre es de uno?.
Otro de los riesgos es la frenada repentina que se tiene que hacer para no ?comerse? el bache, exponi?ndose a que su carro sea chocado por detr?s.

El tr?fico pesado, la vejez de las v?as y las perforaciones que se hacen al costado de ?stas por parte de las empresas de servicios, son los factores que m?s influyen para que se presenten los baches.
Estos tienen dos formas de repararse, por medio de un reparcheo que consiste en el relleno del hundimiento, o por reparaci?n; que es el rompimiento y posterior pavimentaci?n de la zona entera.
Sin embargo, ambas terminan formando los conocidos parches, unos m?s largos que otros, pero que alteran la movilidad por la deformaci?n que dejan, ya que en la mayor?a de los casos el asfalto nuevo queda dos cent?metros por encima del anterior y as? se pueden formar varios desniveles en un mismo tramo de 100 metros.

La malla vial de Bucaramanga tiene 450 kil?metros y recuperarla toda, seg?n Amorocho, ?costar?a m?s de 234 mil millones de pesos?. El subsecretario asegura que hay tres licitaciones en curso para reparar las v?as de la ciudad, las cuales alcanzan los cuatro mil millones y auguran entregar a los bumangueses en diciembre una ciudad diferente, sin embargo, ?sta cifra equivale apenas al 1.71% del costo de la malla.
Florentino Rodr?guez, presidente de la Asociaci?n Santandereana de Ingenieros (ASI), expone que ?no ha habido un plan que acometa a reparar dentro de la vigencia presupuestal de cada a?o, 50 kil?metros de v?as, para irle ganando terreno al da?o.
Las v?as con algunos parcheos, que ha arrancado a hacer esta administraci?n son cosas tibias a las que no se le han dedicado los recursos necesarios.

Pero el problema no es s?lo de dinero. Para que un hueco sea reparado debe estar situado en una v?a de importancia para la movilidad o sino, queda en los ?ltimos lugares en la lista de atenci?n. Si una persona pasa un oficio reportando el da?o de la calle de su barrio, tiene que esperar alrededor de un mes para que le den respuesta, sin garant?as de que sea positiva.
Todas las quejas que van a la Secretar?a de Infraestructura pasan por una valoraci?n de prioridad ?que determina si es urgente o no atender el reclamo y si por fortuna el denunciante saca la balota ganadora, tendr? que esperar 3 ? 4 meses m?s para que lleguen los trabajadores a solucionar el problema.? ?

Jos? Garc?a Roballos, arquitecto supervisor de una obra de construcci?n que se realiza en la carrera 16 con calle 50, asegura que ?la v?a est? deteriorada en un tramo de 100 a 200 metros y no se ha presentado nadie para hacer algo al respecto. Hicimos un estudio en diciembre sobre el estado de las calles que rodean a la obra y nos encontramos con el mal deterioro de ?stas. A nosotros nos toca dejar todo en buen curso pero reparar esos huecos no nos compete?.
Incluso la falta de atenci?n por parte de la administraci?n a estos casos ha llevado a que algunos residentes de las zonas afectadas reparen sus huecos con arena y piedras.

Amorocho no niega que sea posible que una mata sembrada en alg?n hueco de la ciudad como se?al de protesta, d? frutos antes de que llegue la soluci?n. Por su lado, Rodr?guez aconseja no realizar este tipo de cosas y tampoco reparar los baches con materiales primarios.
?Esto son soluciones precarias que a parte de que no duran, contribuyen a deteriorar m?s el suelo y el pavimento, y luego ser? m?s dif?cil y costosa su recuperaci?n?.
Andrea Patricia Moncada Rojas, motociclista, asegura que ?no se sabe qu? es peor, si caer en el hueco o estrellarse al esquivarlo?. Ella comenta que m?s de una vez ha estado a punto de ser arrollada por carros al maniobrar ante un bache, que en algunos casos tienen cerca de nuevo cent?metros de profundidad.

No hay un plan determinado que garantice recuperar las calles, existen soluciones precisas que se limitan a responder urgencias en las v?as de alto tr?fico.
La Secretar?a argumenta que no hay dinero mientras que la comunidad trabaja con sus emp?ricos conocimientos de cimentaci?n. Los conductores temen a la repercusi?n que tienen los huecos en las suspensiones de sus autos y los motociclistas se ven a ?gatas? para no caerse.
Mientras tanto, la respuesta del municipio no augura mucho: ?Estamos trabajando en eso?, dice el Subsecretario.

Ir al contenido