Pico y placa, trancones y rutas alternas

Feb 1, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Hasta el momento se está en etapa pre-operativa, es decir, en la revisión de los estudios para la construcción. De manera simultánea se hacen arreglos en las vías que van a servir para el ‘plan de contingencia vial’.

Según el ingeniero Guillermo García Ramírez, representante legal de la Unión Temporal de Interconexión Vial Metropolitana, que tiene a cargo la construcción de los tramos dos y tres, en cuanto a las vías hay varias alternativas: “En principio se está pensando en la que conduce al barrio El Diamante y que baja por el barrio San Luis y que llega hasta Provenza para retomar la paralela hacía Cañaveral”.

También aclaró que existen otras alternativas como la transversal oriental que es una carretera poco transitada. “Esta vía es la que va por el Almacén Vivero y pasa por la urbanización Santa Bárbara, tiene doble calzada y cada una de ellas con dos carriles. Por esta arteria vial se llega a Bucarica, lo que en este caso servirá  para evacuar los vehículos que van y vienen de Floridablanca, Piedecuesta y Cañaveral”.

Como plan vial de contingencia en los tramos uno y dos se tienen las carreras 14, 13 y 9ª en sentido norte sur.

Pico y placa, una realidad
Se aplicará a partir de marzo y aunque no se tiene una fecha exacta de inicio, Félix Francisco Rueda, gerente de Metrolínea, dijo: “En los primeros días de febrero estaremos realizando los últimos planes para esta medida”.

Posibles nuevos horarios
El gerente de Metrolínea también aseguró que “para el plan de contingencia del Centro se piensa tomar medidas como el cambio de horarios de ingreso y salida de los trabajadores. Eso se está concertando con el sector bancario, Fenalco, Cámara de Comercio, Andi, transportadores y sindicatos. Lo que buscamos es estar de acuerdo con las medidas que se tomarán. Para los primeros días de marzo las socializaremos y las daremos a conocer”.

Cambio de redes de servicios
En los sectores aledaños a Metrolínea se van a modificar las redes de alcantarillado, teléfono, gas, energía, agua y televisión por cable. Todo se va a trasladar para que ninguna entidad pueda modificar estas redes en 20 años y se pueda contar con una buena infraestructura en estos servicios.

¿Y los transportadores?
El proyecto ya no tiene reversa, enfatizó Jaime Osorio Avendaño, gerente de Unitransa: “Queremos solicitarle a los gobiernos Nacional, Departamental y Municipal que la operación de Metrolínea quede en manos de los dos consorcios que se han conformado en Bucaramanga para ese fin”.

Dijo que si llegan a quedar por fuera del proyecto se verían afectadas muchas personas. “Tendríamos que hacer una convocatoria para que se le dé solución al problema social. Contamos con el apoyo del presidente Uribe; él no concibe que la operación quede en manos diferentes a la de los transportadores actuales. Contando con esa buena voluntad creemos que la operación queda en manos nuestras”.

“Esperamos que las negociaciones avancen y en febrero se esté abriendo el concurso para las licitaciones de las empresas que prestarán el servicio. La idea es que los trabajadores actuales continúen con la actividad”, expresó el gerente de Metrolínea.

Ir al contenido