Por una mayor accesibilidad discapacitados, propuestas de movilidad

Jun 23, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

"Alguna veces no la llevo, porque quiero salir solo y volver r?pido, entonces para ella eso es estresante su mayor enemigo es el bast?n", dice Hern?n, un trabajador social de la Universidad del Valle, quien tiene una discapacidad visual cong?nita, consistente en una ceguera total en el ojo derecho y baja visi?n en el ojo izquierdo.

Los dos son compa?eros inseparables. Se les ve salir permanentemente desde el barrio Provenza a caminar juntos por algunos sectores de de Bucaramanga, la capital santandereana. Y aunque Ofir es una garant?a para la movilidad de Hern?n, no deja ser tambi?n, una de las m?ltiples barreras para su acceso a algunos lugares como centros comerciales, bancos o edificios p?blicos. Todo porque en esos sitios no dejan ingresar animales.

"En algunos lugares, fundamentalmente por desconocimiento, me han impedido entrar con ella. Los celadores, por lo general, le dicen a uno que las mascotas no pueden entrar, entonces toca explicar que no es una mascota sino un perro gu?a. Es una situaci?n diaria de no saber en qu? momento te van a parar y te toca volver a explicar", manifiesta Villegas.

Lo mismo sucede con los conductores de los buses urbanos, con los cuales debe ejercer un trabajo de persuasi?n permanente para que lo dejen subir a los veh?culos con la perra. "Eso implica salir con m?s tiempo del requerido, pues tengo que contar con que de pronto un conductor de un bus no me quiera transportar y me toca esperar a que llegue otro", agrega.

Y aunque Hern?n toma las circunstancias con tranquilidad, es conciente de que todas estas situaciones son dificultades que se derivan de la falta de sensibilidad social frente a la condici?n de los discapacitados en Colombia.

En el pa?s hay un total de 2 millones 632 mil 255 discapacitados, seg?n el ?ltimo censo realizado en el a?o 2005. De ellos, 1 mill?n 143 mil 992 tienen alguna limitaci?n para ver, 770.128 con impedimento para caminar, 454.822 con limitaci?n para o?r, 387.598 con limitaci?n para usar brazos y manos, 340.430 con limitaciones para hablar, 315.601 con limitaciones para entender y aprender, 257.573 con limitaciones para relacionarse con los dem?s y 247.113 con limitaciones para su autocuidado. Son el 6,4 por ciento de la poblaci?n colombiana, que afrontan su condici?n y que ven limitadas sus posibilidades de desarrollo dentro de las distintas esferas de la sociedad.

Las rutinas, los escenarios, los espacios sociales son hechos para la gente que no tiene ninguna limitaci?n f?sica y por eso, cuando un discapacitado tiene que afrontarlos se encuentra con los problemas que ha planteado Villegas y que son una muestra de lo que ocurre a diario con los m?s de 2 millones de personas que en el pa?s tienen alguna discapacidad f?sica o mental.

Hern?n, que ha vivido sus 33 a?os con la condici?n de discapacitado visual, tuvo que salir de Cali, su ciudad natal, para vivir en un lugar m?s amigable. "Me encontraba encerrado en mi casa, porque no hab?a manera de que me pudiera movilizar dentro de la ciudad con mi perra, ni siquiera con el bast?n. En Cali ocurre un fen?meno interesante, y es que las busetas ya no tienen registradoras, sino sensores que registran el ingreso del pasajero. Entonces, el invidente pasa el bast?n primero y el sensor marca el tiquete del bast?n y, cuando el invidente pasa marca otro tiquete tambi?n, entonces el conductor siempre protesta. Se volvi? un problema porque ya los choferes no le paran a uno. Es absurdo como el avance tecnol?gico se volvi? en un problema para las personas con discapacidad", dice.

Pese a su traslado a Bucaramanga, su situaci?n no cambi? considerablemente, pues la ciudad tambi?n tiene sus barreras. Los andenes son irregulares, con gradas, desniveles y obst?culos que para un discapacitado visual resultan infranqueables. La gente es poco colaboradora y los conductores no respetan al peat?n.

Por ello, con el apoyo de su esposa, Mar?a del Pilar Pinz?n, y de otros discapacitados de la ciudad constituy? la Fundaci?n Unicornio, que trabaja por hacer visibles esos problemas que afrontan los discapacitados y mostrar los esfuerzos de cada uno por incorporarse a la vida productiva, social, cultural y pol?tica.

"Cuando llegamos ac?, huyendo de esta situaci?n que viv?a en el Valle, empezamos a pensar que deb?amos hacer algo que permitiera pasar esa barrera de quejarse, de protestar y empezar a hacer algo para cambiar esta situaci?n. Entonces entendimos que hab?a que trabajar por hacer de Bucaramanga una ciudad para todo el mundo, accesible para todos y poder derrumbar esas barreras f?sicas y actitudinales que se presentan, en los niveles laborales, de salud, acad?mico, recreativo, cultural y de acceso a los espacios f?sicos, p?blicos o privados", manifiesta Villegas.

La Fundaci?n Unicornio empez? desde enero del 2007 una campa?a denominada Bucaramanga Accesible, que busca que la ciudadan?a vea a los discapacitados como ciudadanos que merecen respeto y que por lo tanto sus derechos sean garantizados.

Es as? como han tratado de que en el proyecto de Sistema Integrado de Transporte Masivo (Metrol?nea) que se implementa en la ciudad, cumpla las disposiciones arquitect?nicas que le den garant?as de acceso a los discapacitados, planteadas en la Ley 1538 del 2005.

"Estamos mostr?ndoles que no es s?lo poner rampas y ya, sino crear todo un sistema que permita la accesibilidad a todos los ciudadanos, con lo cual se plantee una sociedad m?s justa", dice Mar?a del Pilar, directora de la fundaci?n.

Adem?s de este proyecto, Unicornio tiene una p?gina en la web (www.ladiscapacidad.com), donde se muestran experiencias de vida sobre la discapacidad. "Queremos empezar a cambiar la representaci?n visual que se tiene de esta condici?n. Casi siempre es de l?stima o relacionada con la pobreza. Nosotros pretendemos mostrar otra cara, aquella que es de personas que trabajan, que estudian, viven alegres y luchan por salir adelante.

Uno de esos rostros es el de Laura Paola Valderrama Sep?lveda, estudiante de 19 a?os, que a los 10 meses de nacida sufri? una lesi?n medular, la cual la dej? sin movilidad de la cintura hasta los pies.

Ella trata de llevar una vida rutinaria como estudiante de Licenciatura de Ingl?s en la Universidad Industrial de Santander. Todos los d?as se levanta temprano, asiste a las clases, toca el viol?n y practica la nataci?n.

Quienes la ven en su silla de ruedas encuentran que es muy h?bil rodando por las calles del sector donde vive. "Pero nunca faltan los problemas, por ejemplo, las escaleras son lo mas complicado", dice.

Y agrega que en una ciudad como Bucaramanga, un discapacitado necesita para movilizarse mucha fuerza de voluntad, ingenio y creatividad, porque siempre hay alguna barrera f?sica en el camino.

Por eso, Mar?a del Pilar cree que su proyecto de Bucaramanga Accesible debe fortalecerse y lograr el objetivo de que las personas con discapacidad tengan la oportunidad entrar a todos los lugares de Bucaramanga y tengan las oportunidades que cualquier otra persona tiene.

"Ya hemos empezado un camino muy largo, donde el objetivo final es que todas las personas discapacitadas puedan entrar en cualquier lugar. Una de las cosas es empezar a visibilizar personas con discapacidad, que tienen un perfil alto, no porque tengan mucho dinero sino porque tienen niveles educativos muy buenos, como Laura Paola, que est?n en movimiento todo el tiempo, y que est?n haci?ndose ver, que est?n estudiando, que est?n trabajando y que muchas veces la sociedad no los quiere ver y no les quiere brindar oportunidades".

Para Hern?n Andr?s, la sociedad no puede perder la oportunidad de incluir a los discapacitados, porque ellos tienen un potencial indiscutible.

"Para nosotros las barreras f?sicas son franqueables, pero ser?an m?s franqueables si definitivamente existiera una sensibilizaci?n con la gente, que los empresarios, los constructores y sobre todo, quienes planean las ciudades, quienes ejecutan las pol?ticas p?blicas, entendieran que los costos beneficios de incluir a la poblaci?n discapacitada son grandes, las cosas para nosotros muy seguramente mejorar?an sustancialmente", puntualiza Hern?n, al tiempo que Ofir le recuerda moviendo la cola que ya es hora de salir a dar un paseo.

Ir al contenido