Renovación que aún no empieza

Jun 1, 2005 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Una de las soluciones para la difícil situación social del sector es el Plan Parcial del Centro de Bucaramanga, el cual está en el tintero desde la anterior Administración Municipal.

Contempla una primera fase de renovación del paisaje urbano en el entorno inmediato del Centro Cultural del Oriente, ubicado en el antiguo Colegio El Pilar, y una segunda etapa que comprende la avenida Quebrada Seca hasta la calle 37, entre las carreras 14 y 22.

"La parte aledaña al parque Centenario está contemplada en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) como zona cultural y recreativa. Hace falta voluntad política de la Administración Municipal y sentido de pertenencia para empezar a hacer algo por ese sector", comenta el presidente de la Junta de Acción Comunal del Centro, Pedro Elías Rincón.

"El Centro está ocupado en la parte exterior, en los locales comerciales, pero si se ve desde un helicóptero todo por dentro son solares, es decir, hay un área subutilizada", cuenta Jesús Serrano, de la Defensoría del Espacio Público. "La idea de la remodelación es hacer que la falta de suelo para construir sea compensada y que el Centro pueda volver a ser vivible".

Sin embargo, la propuesta de mejorar el Centro es todavía "muy preliminar", según el coordinador del POT de Planeación Municipal, Luis Ernesto Ortega. "Hacen falta varios estudios para determinar qué obras se requieren. Tan sólo en esta etapa podrían gastarse $800 millones. Lo demás es difícil de calcular, pero las obras serían de gran extensión y hay que tener en cuenta que sólo la primera fase del Centro Cultural del Oriente costó $3.000 millones", señala. Pero sólo para ese lugar faltan conseguir $2.000 millones y construir el 60% de la edificación.

Ir al contenido