Rudeza con lealtad

Oct 27, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Jorge Jim?nez Garc?a
jjimenez3@unab.edu.co

A diferencia de otros deportes en los que sujetar de la camisa a otro jugador ya es una infracci?n, en rugby es apenas el comienzo. Como al estilo de la lucha libre, los defensores se abalanzan sobre el portador del bal?n para derribarlo a como de lugar. En el campo, jugadores de un peso superior a los 100 kilos, se empujan y se estrellan unos a otros a una velocidad considerable, golpes que a quien no est? preparado para recibirlos, podr?an dejarlo inconciente. Hace 14 a?os la Alianza Francesa cre? el primer club de rugby en Bucaramanga y desde entonces los equipos privados y universitarios comenzaron a aparecer. Jonathan ?vila, presidente y jugador de la Alianza Francesa Rugby Club, asegura que ?el deporte cada d?a est? ganando m?s auge porque se est? comenzando a practicar desde los colegios. Antes s?lo los j?venes lo conoc?an despu?s de los 20 a?os, pero eso ya est? cambiando. Aunque falta m?s difusi?n para que el p?blico sepa de qu? se trata y acuda a los torneos que se realizan?. En Bucaramanga existen m?s de diez equipos, entre ellos est?n Los Toros, de la Universidad Industrial de Santander (UIS); Los Potros, de las Unidades Tecnol?gicas de Santander (UTS); Los Dragones, de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y las ?guilas, de Bucaramanga. Estos son conformados por gente entre los 17 y 28 a?os de edad. Hay jugadores cercanos a los dos metros de altura y rondan los 120 kilos de peso, sin embargo, tambi?n hay j?venes que miden 1,65 metros y pesan tan s?lo 70 kilos. Los primeros son ideales para la defensa y los segundos para el ataque, pues transportan el bal?n al ?rea contraria. Para jugar se necesita un campo de 100 metros de largo por 70 de ancho y a diferencia del f?tbol americano, en el rugby no est? permitido usar protecci?n, puesto que se podr?a lastimar al contrario. Lo m?nimo que debe tener alguien para entrar al campo de juego son guayos, medias, pantaloneta y camiseta, y lo m?ximo que se puede usar para protegerse son retazos de espuma delgada. No est?n permitidas las barridas a las piernas y tampoco los takles (como se le conoce cuando alguien intercepta al que lleva la pelota), por encima del cuello. Carlos Samuel Gonz?lez Tapia,? jugador de Los Toros de la UIS, dice que ?si alguien entra es porque sabe c?mo es el juego y est? preparado para ?l. Uno no se protege porque tampoco se trata de hacerle da?o al contrario, s?lo de detener al que lleva el bal?n. A veces hay que aguantarse los golpes duros y no se puede pelear por esto?. ?Ra?l Vesga, entrenador de las ?guilas de Bucaramanga y de Los Potros de la UTS, asegura que ?es un deporte como cualquier otro en el que las lesiones y los golpes son casuales?. En el rugby hay un principio para soportar lo anterior, ?y es estar preparado sicol?gicamente antes de entrar al campo, con los m?sculos calientes, pero la cabeza fr?a. Existen distintas modalidades para jugar, pero las m?s frecuentes son las de sietes y quinces, correspondientes al n?mero de jugadores que puede tener cada equipo en el campo. En sietes el espacio de juego es reducido y lo practican jugadores ?giles? y de baja masa muscular, porque es de un ritmo r?pido, en el que todos atacan y todos defienden. En quinces por el contrario puede haber jugadores de ambos tipos, pesados y ligeros, y se distribuyen funciones dependiendo de la t?ctica establecida. Tres ?rbitros se encargan de vigilar el encuentro; el principal que est? dentro del campo corriendo al ritmo del bal?n, y dos laterales que lo asisten. Los cambios dependen de las reglas del torneo, var?an entre tres y cinco, y jugador que sale no puede volver a entrar. Un partido puede durar 30 minutos si es de sietes y 40 si es de quinces, divididos en primer y segundo tiempo. En rugby tambi?n existe el fuera de lugar, pues se juega en l?neas laterales y s?lo se pueden hacer pases al lado o hacia atr?s. La forma de anotar es llevar la pelota hasta el ?rea del equipo contrario, que var?a entre los 10 y 22 metros, y ponerla en el piso con las manos (no importa la posici?n del jugador), a lo cual llaman try o asegurar. Tambi?n se puede anotar pasando el bal?n por encima de un arco en forma de Y, el cual tiene una altura m?nima de 3,5 metros.

El rugby santandereano
Aunque en Bucaramanga no hay un estadio de rugby especial, se practica en los diferentes campos de f?tbol, como el Alfonso L?pez; en la cancha del Centro Recreacional Los Bamb?es; el Estadio de Atletismo La Flora y la cancha ?lvaro G?mez Hurtado en Piedecuesta. Gustavo Santos, jugador y entrenador del equipo Los Toros, dice que ellos se encargan de adecuar las canchas, marcando antes de cada encuentro las l?neas correspondientes y que no se frenan por eso para jugar. ?Para practicar esto se necesitan ganas y voluntad. Vamos creciendo poco a poco y pronto tendremos un buen nivel en el continente?. ?lvaro Andr?s Dallos es la prueba de que en Bucaramanga s? hay talento para esto. Es estudiante de ingenier?a electr?nica en la UIS y juega para Los Toros. Lleva practicando nueve a?os el rugby y su buen desempe?o lo ha llevado a ser convocado en cinco ocasiones por la selecci?n nacional para jugar en distintos campeonatos internacionales. ?Todo depende de la preparaci?n que se tenga. Yo entreno seis horas semanales. Y hay que tener disciplina para tener un buen estado f?sico y mental para el deporte. Esto no es un deporte de patanes ni de gente que se quiere golpear entre s?, como mucha gente lo ve. Hay que preparar t?cticas de ofensiva y de ataque como en cualquier otro deporte?, dice Dallos. Por otro lado, aunque el primer puesto fue para Los Gatos de la Universidad de Antioquia, el equipo Los Potros de las UTS, ocup? el segundo lugar en el Torneo Internacional de Rugby Los Conquistadores, que se realiz? en Bucaramanga el pasado 11 y 12 de octubre y en el que participaron equipos de C?cuta, Medell?n, Bogot? y Cali, y tambi?n de Venezuela. Vesga, miembro de la Liga Santandereana, dice que ?estos torneos afianzan m?s el deporte en Bucaramanga y aumentan la presencia de espectadores; pero la responsabilidad para que tenga futuro es de los diferentes centros educativos de la ciudad, como los colegios y en especial las universidades. Estas ?ltimas deben incitar a sus estudiantes a acompa?ar a los equipos?. En el torneo en el que hubo categor?as? A y B, para los jugadores mayores y los de ascenso respectivamente, tambi?n estuvo la categor?a C, para mujeres. En Bucaramanga hay tres equipos femeninos: Las Cobras, Las Pandas y Las Panteras. Las reglas no var?an para ellas, pero tampoco se mezclan los equipos. Masculino y femenino, juegan aparte. Son pocas las mujeres que se animan a jugar rugby por temor a ser golpeadas. Yudy Benavides Moncada tiene 25 a?os, 6 de ellos dentro del campo, estudia ingenier?a industrial y entrena rugby con Los Toros los s?bados en las canchas de la UIS. ?Me molesta que digan que uno pierde su feminidad por entrar a jugar esto. Al contrario, lo forma a uno m?s como persona, es algo de disciplina y responsabilidad. Uno no llega a ser tan brusca como los hombres, las mujeres lo practicamos a nuestro modo?.

Ir al contenido