Un año de 13 meses para el cobro de las facturas telefónicas

Nov 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Mary Correa Jaramillo
msocorro@unab.edu.co

La Ley 142 establece que la factura de los servicios públicos se cobra por el consumo del mes inmediatamente anterior, salvo en el caso del agua porque algunos pequeños acueductos pasan facturas bimensuales.

Los 215.000 usuarios de Telebucaramanga no se explican a qué horas se descuadró la empresa en sus cobros, si ellos han recibido puntualmente cada mes el recibo en su casa y no ha dejado de llegar la cuenta ni una sola vez en el año.

Sin embargo, ahora fueron notificados de que en noviembre recibirán dos facturas: una para pagar en los primeros días, correspondiente al consumo de septiembre y, la que saldrá a finales del mes, correspondiente a octubre. El mes de noviembre se cobrará en la factura de diciembre y así la empresa se nivelará con las demás del país. 

Los usuarios tienen otra inquietud: ¿cómo es que en mayo se detuvo el sistema de facturación y por eso ese mes se cobró en el recibo de julio, según explicó la empresa, pero nadie les notificó lo que ocurría a los ciudadanos, “siquiera por delicadeza con el cliente”?, comenta Roberto Jaimes, mientras hace fila ante la ventanilla de pagos.

“¡Es el colmo! Ahora el año tiene 13 meses y a los usuarios nos toca aceptar esa patraña”, dice Mario Flórez, presidente de la Liga de Usuarios de Servicios Públicos de Bucaramanga. Él ha escuchado las explicaciones que da el gerente de la empresa, Gilberto Ramírez Valbuena, pero no logra convencerse al observar las facturas de algunos usuarios.

“La Liga está recogiendo los recibos de las personas que han guardado esas cuentas todo el año y ahí les vamos a probar a los de Telebucaramanga que, además de costoso, este servicio se está cobrando por 13 meses y no por 12”.

Argumenta además, que en este trabajo de “comparar recibos” la Liga de Usuarios tendrá en cuenta el tiempo de medición, es decir, el consumo real porque si la cuenta llega por el mes de mayo, debe indicarse que es del 1 al 31 de ese mes, y no por menos o por más días.

Mayo sí se cobró, pero tarde
La historia de este enredo inició a comienzos de 2006 cuando Telebucaramanga consiguió un severo llamado de atención de la Superintendencia de Regulación de Telecomunicaciones (CRT), porque en sólo dos meses se presentaron 657 quejas de usuarios por el incremento desproporcionado que originó el cambio de sistema de pago en los planes de facturación. Se pasó de cobrar por impulsos, a hacerlo por minutos para aplicar la Resolución 1250 de junio de 2005.

El mayor problema de ese cambio en la empresa bumanguesa fue que no se realizaron suficientes jornadas pedagógicas para que se asimilara el proceso y se entendieran las diferencias. Para completar la situación de angustia de muchas familias, la factura de febrero, por efecto de inconsistencias al aplicar el nuevo plan tarifario, resultó equivocada.

El gerente Ramírez Valbuena explicó que: “Ante ese cobro injustificado por problemas en los cambios de facturación, la Superintendencia ordenó en abril la revisión de equipos y de sistemas de cobro y por eso no se facturó mayo en ese momento, sino que se procedió a cumplir la orden y durante 5 semanas se analizaron las facturas.

Luego de que la Superintendencia certificó, a finales de mayo, que había claridad en cuanto a los cobros, Telebucaramanga facturó ese mes y esa cuenta apareció en el recibo que dice en su parte superior izquierda: mes de julio. “Lo que ocurrió este año fue que el tren de la facturación del servicio se desplazó en el tiempo, pero no se está cobrando un mes dos veces”, explica el funcionario.

¿Nos cobran los $9.000 millones perdidos?
La suspicacia santandereana volvió a aparecer con esta historia de las dos facturas de Telebucaramanga que deberán pagarse en el mes de noviembre. Los comentarios se hacen en las filas de pago, reuniones de amigos y hasta algunos taxistas dicen que la factura doble se cobra para ir “recuperando los $9.000 milloncitos perdidos, de hace algunos años”, como comentó José Duarte.

Respecto a esas conjeturas, Ramírez Valbuena expresó que son dos problemas independientes y como tal se han estado manejando. Las murmuraciones tienen asiento en la crisis que vivió Telebucaramanga entre 2004 y 2005 por la desaparición de unos 9.000 millones de pesos que se habían invertido en la Corporación del Caribe, Corcaribe, firma comisionista de la Bolsa Nacional Agropecuaria, que manejaba esos dineros y que luego no supo dar razón de ellos.

El proceso continúa en investigación, pero todavía no se ha devuelto el dinero a Telebucaramanga. Ramírez Valbuena dijo al periódico 15  que “la junta de Corcaribe deberá responder civil y penalmente por esos dineros que afectaron el patrimonio de la empresa y por eso estamos a la espera de que la justicia falle.

La empresa ha ejercido sus derechos y ese dinero no lo vamos a dejar perder. Pero cuando aparezca, no irá a la facturación para cobrarle menos a la gente, sino que volverá a alimentar el patrimonio de la empresa y en eso hay que ser claros”.

Agregó que los dineros relacionados con las facturas de los usuarios ingresan directamente a la cuenta de caja y no tienen nada que ver con la otra situación, que deberá esperar un fallo judicial.

Estudio de la Veeduría tiene distorsiones
Un análisis elaborado por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, entidad que tiene a su cargo la Veeduría Ciudadana frente a los servicios públicos, mostró en un estudio que Bucaramanga tiene un costoso servicio de teléfono para los usuarios de estratos 3 y 4, mientras que ocupa el sexto lugar en costos, para los estratos 1, 2, 5y 6 residenciales, comparada con otras 7 ciudades del país.

El gerente de Telebucaramanga dijo que aunque el estudio fue hecho, “de buena fe”, no lo realizaron expertos en telecomunicaciones y que por eso, hay distorsiones que pueden afectar los resultados. Señaló como una de esas alteraciones en la información, aquella que incluyó en el cargo básico de la factura, el denominado cargo fijo (establecido según estrato) más el valor por minuto.

“Ese resultado no es exacto porque se debió analizar la tarifa sólo sobre el valor del minuto, sin incluirle el cargo fijo”, explicó. Telebucaramanga reconoce que los usuarios locales son “buenas pagas” y que en este momento, la cartera de la entidad es sana.

Su gerente aseguró también que los retiros de usuarios se han reducido a los niveles normales que se tenían antes de que se cambiara el plan de facturación, en enero pasado y que por eso, la empresa está “tranquila frente a la ciudadanía”, tanto que diseñó una estrategia para conseguir el pago de las facturas de noviembre: va a rifar computadores portátiles entre los cumplidos y facilitará el pago en cuotas hasta de 3 meses a quienes así lo requieran.

Ir al contenido