Una visita muy esperada

Oct 21, 2013 | Institucional

Transcurría el cuarto periodo académico y los estudiantes de tercer grado trabajaban en la asignatura de lengua castellana, con los “Mitos y leyendas Colombianas”. Su docente había planeado una actividad diferente para que los estudiantes a través de la narración y el diálogo conocieran y se apropiaran del tema. Pensó entonces en invitar a su clase a una persona muy especial: Alberto Montoya Puyana, rector de la universidad Autónoma de Bucaramanga.

La idea parecía difícil de lograr, debido a las múltiples ocupaciones del rector. Sin embargo, con la amabilidad que lo caracteriza, contestó  los mensajes enviados por la docente. En una de las  ocasiones respondió cuando se encontraba fuera del país, lo cual aumentó las esperanzas en cuanto al cumplimiento de la visita. Días después él mismo concretó la cita  diciendo: “para el próximo miércoles 25”, y aclaró: “Me gustaría una actividad espontánea, como un conversatorio con los niños”. Estas palabras le hicieron entender a la docente lo importante que era para él, escuchar y estar en contacto con los estudiantes del Instituto Caldas.

Los estudiantes, con la dirección de la docente y con la colaboración de los padres de familia, prepararon durante varios días diversas actividades para el evento, en las que debían hacer gala de sus habilidades y evidenciar el aprendizaje adquirido durante las clases de lengua castellana.

La visita tan esperada llegó. La rectora del Instituto Caldas, Claudia Salazar, los pequeños estudiantes y un grupo de docentes, le dieron la bienvenida al doctor Montoya. Presentaron el saludo y dieron inicio a la programación, con la representación de “La leyenda del arco iris”;  la obra de títeres “La jirafa Fafa y sus amigos” y con la narración de mitos y leyendas. Por último se llevó a cabo una pequeña rueda de prensa en la que participaron el invitado y algunos docentes.

Todas las actividades propuestas por los estudiantes fueron impecables, se podía ver en ellas la creatividad y el esfuerzo, así como la inocencia y espontaneidad propia de los niños de esta edad. Por su parte, el rector de la UNAB narró una leyenda estrechamente relacionada con la historia de su familia, capturando la atención de los niños y transportándolos a otro contexto.  

La visita del doctor Montoya fue una experiencia grata y valiosa tanto para la institución como para los estudiantes. Con su intervención se demostró que la enseñanza por medio de la tradición oral reafirma nuestros valores ancestrales y culturales.

Por: Grace Jurado Daza – Docente Primaria

Ir al contenido